Miguel Ángel Ochoa
Miguel Ángel Ochoa, presidente de la AIEJA

La industria de los juegos de azar y de apuestas urgió al gobierno a que regule los juegos online, ya que la gran mayoría de éstos operan en la informalidad y no existe un control sobre quién visita el sitio web, lo que representa un riesgo para los menores de edad.

El juego en línea es muy preocupante, porque está creciendo de manera exponencial y no podemos controlar quién entra a jugar o si es un menor de edad”, refirió Miguel Ángel Ochoa Sánchez, presidente de la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuestas de México (Aieja).

En entrevista, Ochoa Sánchez enfatizó que el sector necesita que haya una regulación muy severa del Estado mexicano para que todos los que estén dando ese servicio lo hagan a través de un permiso de la Secretaría de Gobernación (Segob) o mediante una denominación “.mx”, y a quien no lo tenga, se les bloquee la señal.

“Existen firmas de este tipo como la estadounidense Pokerstars.com o Bet365.com, que no pagan impuestos en México ni generan empleos. El dinero se está yendo a sus países”, explicó.

Para la Aieja, el proyecto de la ley federal de juegos con apuestas y sorteos que se encuentra en el Senado ayudaría a que dicha regulación se lleve a cabo.

En dicho proyecto de ley se establece que el permisionario para explotar el juego en línea deberá establecer su sitio electrónico bajo el dominio “com.mx” y deberá establecer los mecanismos o sistemas necesarios para garantizar que todas las actividades de juego en línea se atiendan desde ese sitio.

La Aieja espera que el Senado apruebe el proyecto de ley en el próximo periodo legislativo, a realizarse del 1 de septiembre al 15 de diciembre de este año, con lo cual la industria tendría también una mayor certeza jurídica y se asegurarían un mayor número de inversiones tanto nacionales como extranjeras.

“Hoy invertir en los casinos del país es un riesgo. Hay mucha incertidumbre en el sector, pero a la vez hay mucho interés de inversionistas extranjeros, pero que estos están a la espera de una mayor certeza jurídica en el sector mexicano”, enfatizó.

Ochoa Sánchez explicó que, en los últimos cinco años, la industria del juego en México se ha estancado, derivado de su asociación con el lavado de dinero, narcotráfico y prostitución, así como el cierre de salas en algunos estados del país; sin embargo, también trajo un punto positivo: el ordenamiento de la industria.

En el tema fiscal, el presidente de la Aieja comentó que además de pagar los impuestos que se pagan en cualquier empresa, el sector paga 30% de IEPS, luego está 2% de aprovechamientos a la Segob; además, los estados cobran en promedio 4 o 6%, al igual que los municipios.

“Es una industria muy cara en la parte fiscal; por un lado, nos ayuda para que no se lave dinero, pero por otro, nos inhibe la inversión. Hay que buscar un mecanismo de que haya un solo impuesto federal. En el proyecto de ley, también se establece que una parte de los impuestos se destine a la creación de un fondo para combatir la ludopatía”, sentenció.

De acuerdo con información de la Aieja, actualmente la industria del juego en México genera 38,000 empleos directos y 140,000 indirectos; así como la operación de 90,000 máquinas en los casinos legales en el país. Se estima que existen 319 salas de juego en el país, con un valor material de 3,190 millones de dólares.

Fuente: eleconomista.mx