actualizado: 1 Mar 2024

n Recibir el Boletín diario con las últimas noticias del sector

Atraca un salon de juego tras encañonar a una trabajadora en Zaragoza

Enmascarado y esgrimiendo una pistola entró un hombre en un salón de juegos de Zaragoza para conseguir llevarse el dinero que fuera. Lo consiguió y ahora el Grupo de Atracos de la Jefatura Superior de Policía de Aragón trata de identificarle, localizarle y detenerle.

El asalto tuvo lugar la pasada madrugada, en torno a las 01.00 horas, cuando en el interior se encontraban dos empleados de este establecimiento perteneciente a la cadena El Dorado en la avenida San Juan de la Peña, en el barrio del Arrabal. El sospechoso se acercó a la mujer, que era la que estaba más cerca de la puerta, y directamente puso su arma en su cabeza y le dijo que apretaba el gatillo si no le daba el efectivo disponible en ese momento en la caja.

Ella, atemorizada, fue de camino al lugar donde guardan el dinero, siendo seguida por el sospechosos. Entonces, ella activó el sistema por el que le entregó varios miles de euros. Con el botín en la mano, el individuo salió corriendo del lugar, no siendo localizado por las patrullas de la Brigada de Seguridad Ciudadana que se desplazaron hasta allí tras recibir el aviso de la sala del 091.

El hecho de que solicitara el dinero de la máquina de la ruleta no pasó indiferente a los trabajadores del salón de juegos. Este dispositivo cuenta con método de extracción del dinero más fácil y rápido que otras. Un conocimiento que podría responder a que es un delincuente con experiencia en atracar este tipo de negocios o es un cliente.

Los investigadores tomaron declaración a los dos trabajadores, huellas de la puerta, así como solicitaron las grabaciones de las cámaras de seguridad para intentar sacar algún detalle que les sirva para dar con el delincuente al que se le imputará un delito de robo con intimidación.

No es la primera vez que un salón de juegos de esta cadena sufre un atraco. En agosto del pasado año ocurrió un siniestro de las mismas características, pero, en ese caso, empuñó un arma blanca. El fin fue el mismo. En aquella ocasión, provisto de un casco a modo de pasamontañas para evitar ser identificado y con un cuchillo jamonero, consiguió un botín de 2.000 euros del local situado en Salvador Allende. Los agentes llegaron a ver que se marchó en una moto y llegaron a conseguir el casco, pero no fue posible identificarle gracias a este complemento.

Fuente: elperiodicodearagon.com

Etiquetada bajo