Betano, grupo griego que ya auspicia la Euro 2024 y la Copa América, firmó un contrato para ser sponsor y formar parte del nombre de la liga profesional de la Argentina.

La magnitud del negocio expone todavía más el contrasentido: en simultáneo con la preocupación de instituciones educativas y gobiernos locales por la proliferación de apuestas deportivas online, principalmente entre adolescentes, crece en la Argentina la cantidad de empresas dispuestas a auspiciar clubes de fútbol. La última novedad al respecto ya hace ruido mundial: Betano, marca del grupo griego Kaizen Gaming y patrocinante también de la Euro 2024 y la Copa América, acaba de firmar contrato con la AFA para formar parte del nombre de la liga profesional, que pasó a llamarse “Torneo Betano 2024”.

El campeonato lleva ya cinco fechas. Era inevitable que este arribo sacudiera al fútbol desde sus múltiples costados. Por lo pronto, por cuestiones de carácter institucional: el vínculo se generó sobre el inicio del certamen y a pesar de que BPlay Argentina, plataforma de la compañía Boldt, del argentino Antonio Tabanelli, tenía ya contrato de exclusividad como sponsor principal por US$780.000 anuales. Dicen que Boldt se enteró tarde, cuando advirtió que no le llegaba la factura del segundo año, que preguntó entonces por la inquietante novedad y que, a cambio, negoció para 2024 una rebaja del 50% en el pago. El otro rasgo que llama la atención es político. En la AFA están convencidos de que quien facilitó la llegada de Betano es Daniel Angelici, algo que el binguero niega porque, en rigor, el grupo griego opera en la provincia de Buenos Aires mediante una unión transitoria de empresas (UTE) con Atlántica Juegos SA, propiedad de un socio suyo, Daniel Mautone.

Empresario histórico del juego en todo el país y de muy buenos vínculos con el peronismo bonaerense, Mautone comparte con Angelici, radical, acciones al menos en los bingos de Pergamino y Ramallo y en los casinos de Victoria (Entre Ríos) y Maipú (Mendoza). “Betano tiene una UTE con el Casino de Chivilcoy, que es de mi socio -dijo Angelici a LA NACION-Yo soy más de Betsson, porque ellos tienen como socio local al Casino Victoria, donde estamos los dos. Pero la realidad es que el socio local nunca tiene mucha injerencia”.

Angelici es amigo de Mauricio Macri. Su relación con la AFA no siempre ha sido en realidad del todo auspiciosa. Claudio Tapia, presidente de la entidad, está en mejores términos con Juan Román Riquelme, presidente de Boca y enfrentado con el dirigente radical en la interna del club. Pero “el Tano”, como se lo conoce tanto en el fútbol como en la política o el ámbito judicial, ha sabido cultivar otros contactos. Entre ellos el de Pablo Toviggino, tesorero de la AFA, uno de los invitados estelares a su cumpleaños N°60, que se hizo en mayo en Costanera Norte y reunió a dirigentes de múltiples ámbitos. La lista de asistentes fue extensa y variada: estuvieron desde Jorge Burruchaga y Carlos Tévez hasta los intendentes Gastón Granados (Ezeiza) y Ariel Sujarchuk (Escobar); el jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri; el senador Martín Lousteau (UCR); el diputado Emiliano Yacobitti (UCR), y el juez federal y candidato a la Corte Ariel Lijo.

La llegada de Betano forma en realidad parte de un proceso de expansión grupo a América latina. No sólo es uno de los sponsors de la Copa América o la Euro 2024, sino también del Brasileirão, el principal torneo brasileño. Según la legislación de la provincia de Buenos Aires, todas las casas de apuestas están obligadas a ofrecer sus servicios incluyendo un socio local con al menos una participación del 15%. Betano se inscribió en el territorio con la firma Insipia Ltd, que tiene origen en Malta pero está radicada en Mendoza, y opera a través de una UTE con Atlántica Juegos SA, de Mautone.

Con todo, para entrar en la AFA tuvo que sortear el obstáculo institucional que suponía que el torneo ya tuviera un contrato de exclusividad con Bplay. No es la primera vez que ocurre. En enero de 2022 se vivió una situación similar, cuando la entidad que encabeza Tapia anunció la firma de un vínculo con la multinacional de criptomonedas Binance y, a las pocas horas de conocerse la noticia, la empresa Socios.com -fundada por el francés Alexandre Dreyfus, con base en Malta y oficinas en Londres, Madrid, Brasil, Estambul y Buenos Aires- denunció a la AFA con el argumento de que la irrupción de Binance violaba su contrato de exclusividad. Finalmente, luego de meses de discusiones, en septiembre de 2022, las tres partes llegaron a un acuerdo de convivencia: Binance se incorporó como sponsor de la Selección y Socios.com quedó a cargo del fan token. El delicado equilibrio no duró mucho y, el año pasado, Binance anunció la rescisión de su contrato con la AFA por supuestos incumplimientos.

Son discusiones que se superponen a una preocupación que excede el universo futbolístico y se viene detectando principalmente en los colegios, donde algunos maestros definen al teléfono móvil como una especie de “casino portátil”. Hay varias encuestas que ubican a los adolescentes en el principal grupo de riesgo. La más reciente, de Ibope, difundida esta semana por la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, señala particularmente al fútbol: dice que el 41,2% de los apostadores elige este deporte como su opción principal, seguido por los bingos (37%) y el boxeo (16,8%). Es la razón por la que casi el 30% de los equipos de primera división ya tiene en sus camisetas una marca de casa de apuestas, sector que ha desplazado a los bancos como principal auspiciante. Para perturbación de padres y docentes. Esta semana, la Asociación de Instituciones de Educación Privada de Buenos Aires (Aiepba) advirtió en un comunicado que el problema había empezado a detectarse seriamente en las aulas y organizó seminario de capacitación. Un verdadero desafío: la encerrona está en el negocio.

Fenómeno global

El consuelo que queda para los argentinos que buscan regular o poner algún límite a la industria del juego es que el avance de este tipo de sponsors es un fenómeno global. Más allá de los reclamos de entidades de bien público y de las declaraciones de las asociaciones de fútbol -como la liga inglesa que anunció que prohibirá la aparición de marcas de juego en las camisetas de sus equipos a partir de 2025-, el sport betting sigue ganando el partido.

De acuerdo al informe UEFA Landscape 2024 que analiza a las 40 principales ligas de fútbol de Europa, la industria del juego continúa liderando el mercado del patrocinio de los clubes de fútbol en el continente, con una participación del 22%, es decir que casi uno de cada cuatro equipos del Viejo Continente tiene una casa de apuestas como su principal sponsor, superando a los servicios financieros (13%), las cadenas de retail (9%), bienes industriales (9%) y real estate (8%).

Y para comprobar el peso que sigue teniendo el sector alcanza con mirar algún partido de la Eurocopa que se está jugando en Alemania. La publicidad estática en los estadios alemanes sigue dominada por gaseosas, marcas de autos y de electrónica, aunque entre los avisos de Coca-Cola, Adidas y los supermercados Lidl, también se termina colando el cartel de Betano.

Fuente: lanacion.com.ar