Proyecto de megacomplejo turístico de la Marina
Proyecto de megacomplejo turístico de la Marina

Para la multinacional de Singapur ARC Resorts la Comunitat sigue siendo una región atractiva en la que centrar sus inversiones y proyectos. Así se lo ha hecho saber la compañía al president de la Generalitat, Ximo Puig, en una carta en la que le solicitan mantener una reunión, tras el desplante sufrido por el alcalde de Valencia, Joan Ribó, en relación al hotel de lujo que la empresa había proyectado poner en marcha en la Marina Real Juan Carlos I. Eso sí, la multinacional descarta ya a la ciudad de Valencia entre esta batería de inversiones.

Desde la Generalitat no han tardado en contestar a la misiva de la compañía y, según ha podido saber LAS PROVINCIAS, le han trasladado la voluntad del Gobierno autonómico de organizar una reunión con representantes de la empresa. En el encuentro, portavoces de ARC Resorts presentarán al Ejecutivo valenciano los proyectos que manejan para distintos puntos de la geografía de la Comunitat, pero siempre excluyendo en ellos a la capital del Turia.

El trance por el que ha pasado la multinacional tiene la culpa de su postura hacia Valencia. Después de cuatro años preparando la actuación y presentarla en abril del pasado año, los impedimentos puestos, sobre todo, por el Ayuntamiento han supuesto la ruptura de la iniciativa. En concreto, ARC Resorts pretendía transformar los antiguos Docks en un hotel de lujo, rehabilitándolo e incrementando sus alturas en tres más, así como incluyendo un casino. Pero en el marco de la actuación, también había previsto la construcción de dos museos junto al hotel, una zona dedicada a los caballos (en el espacio que ocupaba una pista de karts), un mercado gastronómico en uno de los tinglados, así como una exposición de los oficios valencianos, con tiendas de productos típicos. Hasta una falla estaba dispuesta a incluir el proyecto la compañía.

Además, la empresa había presentado la correspondiente Actuación Territorial Estratégica (ATE) y anunció que, con el respaldo de seis importantes bancos y fondos de inversión, iba a destinar mil millones de euros en hacer realidad la renovación de toda la zona, gasto que vendría acompañado con la creación de 20.000 puestos de trabajo. Incluso planteó la posibilidad de hacerse cargo de la deuda de 440 millones que arrastra la Marina Real por las obras de la America’s Cup.

Sin embargo, nada de ello fue suficiente para convencer a Ribó, que se escudó en que el plan de ARC Resorts pretendía «privatizar» toda la dársena y convertir a Valencia en «la nueva Las Vegas». Sobre este último punto, el primer edil recordó que la empresa solicitó realizar modificaciones en la Ley de Juego. «No estamos dispuestos a bailar al son de ARC», sentenció el alcalde de Valencia.

Tras estas palabras y la actitud mostrada por el Consistorio, la multinacional recalcó que se ha sentido insultada y avanzó que, mientras Compromís gobierne la ciudad, no realizará ninguna inversión en Valencia.

Fuente: lasprovincias.es