Casino de Mallorca
Casino de Mallorca

El objetivo de la empresa es inaugurar unas nuevas instalaciones en una zona turística de la isla que no sufra una excesiva estacionalidad.

El Casino de Mallorca ha encargado ya la búsqueda del local o solar adecuado para abrir su sucursal, una posibilidad contemplada en el reglamento autonómico destinado a regular la actividad de este tipo de instalaciones y que, junto al de apuestas deportivas, ha recibido también el visto bueno de Bruselas, lo que implica que su aprobación definitiva por parte del Govern podrá producirse durante este verano.

Aunque todavía se están analizando las opciones existentes, la prioridad en esta búsqueda es que se trate de una zona turística con la menor estacionalidad posible, lo que abre la mano a posibles emplazamientos en la Platja de Palma, Calvià o algunos puntos del norte de la isla.

Las previsiones con las que trabaja esta empresa es que se pueda disponer de alternativas concretas sobre la mesa en el plazo aproximado de un mes.

Según el director de estas instalaciones, Javier Blasco, las opciones en relación a la fecha de apertura de este nuevo ‘minicasino’ van a depender en gran medida del tipo de emplazamiento que resulte más satisfactorio para el desarrollo de la actividad de juego. Si se encuentra unas instalaciones ya edificadas que solo deban de ser reformadas y decoradas, se señala que la inauguración podría producirse en el plazo de un año, con el fin de poder estar ya operativa durante el verano de 2018.

En el caso de que se trate de un solar, Blasco aseguró que el Casino está dispuesto a levantar su propio edificio para albergar esta sucursal. Hay que tener en cuenta que se trata de unas instalaciones de tamaño más reducido que las que esta empresa tiene actualmente en Porto Pi Centro.

En este sentido, el director de estas últimas instalaciones subrayó que la prioridad va a ser que el emplazamiento sea el mejor posible, y no tanto de que se trate de un edificio ya levantado o de un terreno sin construir.

En este sentido, se recuerda el buen resultado que se ha obtenido tras la decisión de trasladar estas instalaciones desde Calvià hasta Palma, lo que demuestra la trascendencia que el emplazamiento tiene a la hora de obtener unos resultados satisfactorios.

Blasco señaló que este ‘minicasino’ dispondrá de una oferta de juego variada, tanto de máquinas con premio como de mesas de juego, a la que se sumará también la posibilidad de realizar apuestas deportivas.

Oferta de juego suficiente

Balears ha registrado un aumento en el número de salones de juego durante los dos últimos años, hasta superar la cifra de 130 locales en estos momentos, a lo que se sumará en breve la nueva oferta de apuestas deportivas y el citado ‘minicasino’ en Mallorca.

Por ello, Javier Blasco opina que la oferta de juego está plenamente cubierta en la isla, especialmente si se tiene en cuenta que la calidad de muchas de estas instalaciones es superior a la que se da en la península, según puso de relieve.

Hay que recordar también que la empresa Casino Teatro Balear mantiene un contencioso con el ayuntamiento de Palma para poder obtener las licencias que le permitan activar las instalaciones que actualmente mantiene cerradas en la Plaça Comtat del Rosselló.

La conselleria de Trabajo y Comercio tiene actualmente sobre la mesa la aprobación de otros tres reglamentos vinculados al sector del juego, que se sumarán a los de casinos y apuestas deportivas, de los cuales en dos de ellos se da como segura su aprobación durante la presente legislatura.

Uno es el de máquinas con premio, que además de unificar la normativa existente sobre estos aparatos, debe de abordar como uno de los puntos más conflictivos las condiciones para su instalación en locales de restauración y el tiempo en que estas máquinas deberán permanecer en cada local.

Otro reglamento que se espera para esta legislatura es el de salones de juego, que también abordará aspectos como la distancia mínima entre ellos.

Finalmente, esta pendiente el reglamento relacionado con las apuestas hípicas, al querer otorgar al trote un tratamiento diferenciado.

Fuente: diariodemallorca.es