La compañía de juego, propiedad de Blackstone, reconoce ante inversores en Londres que estudia una eventual salida a Bolsa

El grupo de juego Cirsa cuenta con buenas perspectivas para este año. La compañía, propiedad del fondo Blackstone, informó ayer en un encuentro con analistas y tenedores de bonos en Londres que prevé superar este año la barrera de los 2.000 millones de euros de ingresos y marcar un récord con el resultado operativo bruto (ebitda). Estas buenas previsiones refuerzan el potencial de la compañía catalana en un momento clave, ya que vuelve a trabajar en una eventual salida a Bolsa.

Cirsa cerró el primer trimestre del año con un ebitda de 165 millones (+8,6%) y prevé alcanzar un resultado bruto de entre 168 millones (+6%) y 172 millones (+9%) en el segundo. Con este arranque, la empresa presidida por Joaquim Agut prevé que podría llegar hasta una horquilla de entre 680 millones y 710 millones de ebitda a cierre del ejercicio. Estas cifras suponen un incremento del 8% y del 13% respecto al resultado operativo de 2023.

Durante la sesión en Londres, la plana mayor de Cirsa informó sobre el eventual debut en el parqué. “A día de hoy, la salida a Bolsa sigue siendo una opción y su ejecución y más concretamente sus posibles fechas dependen de las condiciones del mercado para asegurar una valoración óptima de la empresa”, recoge la presentación.

La multinacional catalana de juego contrató hace algunas semanas a tres bancos coordinadores para explorar la operación. Se trata de Deutsche Bank, Barclays y Morgan Stanley. Fuentes de la firma reconocieron que la empresa ha iniciado ya los preparativos, aunque sin tener un calendario definido. En los últimos meses, algunos bancos de inversión habían situado en los últimos meses el valor de la compañía cerca de los 6.000 millones. La empresa ya hizo movimientos para salir a bolsa en el 2017.

Fuente: La Vanguardia