El senador brasileño Eduardo Girão

Una vez más, los parlamentarios contrarios al juego legal en Brasil maniobraron en el Senado para retrasar la votación y aprobación del Proyecto de Ley que autoriza los casinos, bingos y jogo do bicho en el país.

La Comisión de Seguridad Pública del Senado aprobó, este martes, la celebración de una audiencia pública para debatir los impactos de la liberación del juego en la seguridad pública.

La reunión responde a una solicitud del senador Eduardo Girão, que se opone al juego legal en Brasil y al proyecto de ley 2.234/2022, que autoriza la operación de casinos, salas de bingo, «jogo do bicho» y apuestas de carreras de caballos en el país.

En su solicitud, el senador Girão reiteró los argumentos habituales de que la legalización conduciría a un aumento de delitos como el lavado de dinero, la evasión fiscal y la prostitución

La desinformación –o prejuicio– es tan pronunciada que el senador también cuestiona el carácter de los turistas que podrían venir a Brasil atraídos por el juego.

«Existe una gran posibilidad de que el juego atraiga un tipo de turismo descalificado que Brasil no necesita, que busca las ventajas de una nación todavía pobre como la nuestra, como la prostitución, especialmente la infantil… El juego suscita numerosas preocupaciones que llevan hacernos creer que es urgente un debate más amplio con la sociedad«, afirmó el senador.

Este parlamentario, junto a otros senadores, abogó recientemente en el Pleno por más audiencias públicas sobre el tema en otras comisiones.

El proyecto de ley 2.234/2022, ya aprobado en la Cámara de Representantes como parte del proyecto de ley 442/91, será votado únicamente por la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ) antes de pasar al Pleno.

Se espera que la audiencia pública sea programada en los próximos días, ya que el Proyecto de Ley 2.234/2022 podría incluirse en la agenda de la reunión de la CCJ del 5 de junio. Dado que se espera que los legisladores a favor del juego ilegal soliciten más tiempo para su consideración, la Es probable que el debate se extienda durante varias semanas más