Confesaron los hechos (de forma tardía, eso sí) y devolvieron el dinero defraudado, 4.663 euros. De ese modo, los dos condenados por trucar una máquina tragaperras de un conocido establecimiento de la calle Loureiro Crespo eludieron el ingreso en prisión, tras ser cazados con las manos en la masa y sometidos a juicio en el Juzgado de lo Penal 1 de A Parda, dictamen que ha sido revisado y confirmado por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra.

Los hechos que concluyen con la sentencia se produjeron cuando el fabricante de una de las máquinas ya había detectado que, presionando uno de los botones en un momento dado y cada cierto número de jugadas, el terminal proporcionaba premios no programados. Fue por ello que decidieron desactivar esa función.

Sin embargo, los dos investigados, que manejaban esa información, sobre las 20.00 horas del 24 de enero de 2022, «concertados y movidos por la intención de obtener un beneficio económico ilícito, entraron al salón de juego y se dirigieron a la citada máquina, conocedores del fallo en la programación de los premios, y procedieron a conectar el botón y a introducir monedas para obtener premios de forma indebida». Para ello, uno de los condenados, provisto de un destornillador que llevaba oculto en la manga del abrigo, manipuló la botonera hasta abrirla y conectar el cable del botón preciso para activar el elemento que trucaba la máquina.

De ese modo, y en dos días consecutivos, obtuvieron premios que rozaron los 5.000 euros, cantidad que ya fue devuelta por parte de los encausados. Un tercer investigado fue absuelto en primera instancia acusado de los mismos hechos.

Fuente: hdiariodepontevedra.es