Joseph Weinberg,
Joseph Weinberg, CEO The Cordish Company

La empresa norteamericana The Cordish Companies presentó ayer un nuevo estudio de viabilidad organizativa, económica, técnica y ambiental al Gobierno de la Comunidad de Madrid después de que el Ejecutivo rechazara su primer proyecto para construir un macrocomplejo de ocio con casino en la localidad madrileña de Torres de la Alameda.

En este nuevo documento, que la propia compañía ha facilitado a ABC, entre otros medios, Cordish persigue resolver las principales reticencias e incertidumbres que la Comunidad de Madrid haya podido tener con respecto al proyecto y que en el primer intento propiciaron que la Consejería de Economía rechazara otorgar la licencia de Centro Integrado de Desarrollo (CID) a Cordish. Los motivos que esgrimió el ente dirigido por Cifuentes para denegar la licencia se centraron en tres aspectos: no aseguraba carácter multidisciplinar de la primera fase a realizar, había problemas con las infraestructuras (carreteras, trenes…) y no se aseguraba que se desarrollase el complejo en su totalidad.

Pues bien, para salvar estos escollos, el propio David Cordish, presidente de la compañía, ha añadido a la documentación una carta firmada en la que se compromete a invertir los 2.200 millones de euros que prometió. La misiva también la suscribe el consejero delegado de la filial española de The Cordish Companies, Global Cities Madrid Live SA, Joseph Weinberg. Además, Cordish incluye en el nuevo expediente con el que pretende conseguir la licencia CID, varias cartas financieras de bancos como M&T Bank o Credit Suisse para facilitar la financiación de este macrocomplejo de ocio.

Carreteras y playa artificial

Laguna con playa del proyecto de ocio y casinos de Cordish.
Recreación de la laguna con playa del proyecto de ocio y casinos de Cordish.

En el nuevo dossier, Cordish también demuestra que el área central del complejo, cuya inversión sería de 600 millones de euros, cuenta con ese carácter multidisciplinar que la Comunidad de Madrid le exigió para el primer proyecto. Se recoge, además de un casino, la presencia de hoteles, instalaciones deportivas, culturales (colo un teatro o salas de exposiciones), restaurantes e incluso una playa artificial gratuita que la compañía ha incluido en el proyecto como novedad.

Otro tema polémico que propició la negativa a la idea inicial era el de los accesos al complejo. La Comunidad señaló que iba a ser necesaria una inversión en carreteras o ferrocarril de más de 300 millones de euros. Sin embargo, desde Cordish insisten en que la necesidad no es tal y confirman que asumirán el coste, de unos 15 millones de euros, necesarios para los accesos desde la M-224.

Fuente: abc.es