Al ascenso del Cádiz Primera División ha traído consigo en España el desembarco de la casa de apuestas Dafabet con sede en Filipinas. Líder en Asia, es patrocinador oficial de otros equipos de fútbol como Norwich Celtic y supone el primer paso en territorio español para esta casa oficial de juegos online.

El Cádiz lo anuncia como patrocinador oficial del club para las dos próximas temporadas. Dafabet se convierte en el principal activo y ocupará la parte frontal de la equipación oficial y estará presente en la ropa de entrenamiento y de viaje.

En medio de toda la polémica suscitada en España por las casas de apuestas, los andaluces han decidido apostar por un acuerdo muy satisfactorio para el club. Dimitris Karatzas, CEO de Dafabet, mostraba su satisfacción con la rúbrica del contrato: «Estamos encantados de este acuerdo» con un club «histórico que posee una gran reputación y tradición». Esta firma supone «uno de los primeros pasos para consolidar nuestra marca en el mercado español, y crear vínculos con la afición de LaLiga«. Mostraba su ilusión asegurando «estar deseando que comience la temporada para ver la camiseta en juego».

La casa de apuestas, con más de 18 años en el mercado, nunca antes se había publicitado en España. El presidente Manuel Vizcaíno se mostraba «orgulloso de que el Cádiz sea el club que le abra las puertas de España a Dafabet», reconociendo la importancia de que «una firma con prestigio en importantes clubes de fútbol de la Premier apueste por un club histórico como el nuestro para darse a conocer entre los aficionados». Un paso que «reforzará el proyecto de internacionalización de nuestra marca, que no tiene fronteras«.

El anuncio ha generado cierta polémica en redes sociales entre partidarios y no de promocionar este tipo de empresas. Y más cuando a principios de mes parecía que el Ministro de Consumo, Alberto Garzón, reconoció que en teoría será aprobado por el consejo de ministros en octubre el denominado Real Decreto de Comunicaciones Comerciales de las Actividades del Juego en el que se proponen medidas casi revolucionarias vinculadas a la reglamentación de la publicidad de estas empresas. Por ejemplo, ya no sería posible para las casas de apuestas anunciarse en la camiseta de los clubes.

Fuente: marca.com