actualizado: 18 Apr 2019

n Recibir el Boletín diario con las últimas noticias del sector

Desarticulada una red de la mafia china que extorsionaba a clientes de los casinos de Torrelodones y Aranjuez

La Fiscalía anticorrupción ha remitido al juzgado el escrito de acusación contra 28 ciudadanos chinos que integraban una red criminal dedicada a extorsionar a clientes de los casinos de Torrelodones y de Aranjuez entre 2007 y 2014.

El Ministerio Público pide que la Audiencia de Madrid les juzgue por delitos de organización criminal, daños, amenazas, lesiones y blanqueode capitales.

Los casinos

Según el escrito, al que ha tenido acceso Confidencial Digital, organizaban partidas privadas de juegos en dichos casinos, partidas amañadas para que sus víctimas perdieran “importantes cantidades de dinero”.

Seguidamente, determinados miembros de la banda se apostaban en las inmediaciones de los casinos y contactaban con los jugadores afectados para ofrecerles un préstamo.

Las condiciones eran “leoninas”, ya que el interés era del 5% mensual, y la práctica totalidad de sus víctimas no podían asumirlo. Pese a ello, aceptaban.

“Tenemos capacidad para matarte”

Una vez concedidos, otros miembros de la red se dedicaban a “coaccionar y amenazar” a los deudores. Se presentaban en sus domicilios o en sus lugares de trabajo y comenzaban a amedrentarles.

En una ocasión, rompieron el cristal del comercio de una de las víctimas lanzando una piedra. Antes de huir en coche, dejaron un mensaje a la cuñada del deudor, que se encontraba en ese momento en el local: “habla con P., vosotros sois familia. Si no hablas con él, te mato y te quemo la tienda”.

A otro prestatario le citaron en un bar, le agarraron de la camisa y le amenazaron de muerte a él y a su familia: “tienes cuatro hijos, sabemos dónde viven tus padres y tenemos capacidad para matarte”.

Después, blandieron machetes de tamaño considerable ante él y le golpearon con una barra de madera del tamaño de una pala.

La Fiscalía ha recabado decenas de testimonios similares a través de pinchazos telefónicos a los acusados.

Contrabando y blanqueo

Además, esta red criminal se dedicaba al contrabando de distintas mercancías procedentes de China: tabaco, falsificaciones de prendas textiles y juguetes, en su mayoría.

Los acusados introducían el género estancado en España sin pasar por el control de aduanas y los distribuían al por mayor y al por menor y a través de otras sociedades, a distintos comercios chinos de Madrid. Cobraban una cantidad por cada contenedor que entregaban.

Para blanquear el dinero, se valían de una estructura societaria diseñada con este fin. Los implicados, sin empleo remunerado, tenían depósitos en caja de decenas de miles de euros, cuentas bancarias desde las que realizaban y cobraban los préstamos, ingresaban regularmente cantidades inferiores a 3.000 euros y pese a que no tenían ingresos legales, adquirían locales comerciales, que pagaban en parte en efectivo.

Además, compraban vehículos de gama media-alta y artículos de Gucci que pagaban en efectivo, según se desprende de las conversaciones intervenidas.

Los miembros de la red

El Ministerio Público sitúa a dos hermanos y la mujer de uno de ellos como cabecillas de la trama. Se servían de sus empresas legales para llevar a cabo estas otras actividades delictivas.

Cada uno de los miembros de la red tenía una función asignada: realización de los préstamos, coacción, envío de dinero a China, apertura de cuentas bancarias para hacer de testaferros…

Fuente: elconfidencialdigital.com

Etiquetada bajo