Una operación policial en Palermo (Sicilia, sur de Italia) finalizó con la detención de ocho personas y la incautación de 40 millones de euros, y permitió desmantelar una red de Cosa Nostra, la mafia siciliana, que gestionaba el sector del juego y las apuestas deportivas.

De los detenidos, cinco han entrado en prisión provisional, otros tres quedan bajo arresto domiciliario y dos personas más, también implicadas en la operación, tienen prohibido salir de los límites del municipio de Palermo.

Se calcula que el negocio de las apuestas reportaba a la Cosa Nostra alrededor de 100 millones de euros al año, lo que conseguían situando a personas de confianza en los concursos estatales de concesiones de este tipo de negocios.

                         Salvatore Rubino

Según la investigación judicial recogida por medios italianos, un grupo de testaferros que actuaban para la mafia se había hecho durante años con un gran número de licencias que les permitían operar en el sector del juego.

El negocio, puesto en marcha en 2007, lo dirigía el empresario Salvatore Rubino, que era quien participaba en los concursos públicos para hacerse con las concesiones, informan los medios italianos.

Entre los detenidos se encuentra el empresario Francesco Paolo Maniscalco, ya en el pasado detenido por asociación mafiosa y miembro del clan de Palermo Centro.

«El objetivo es limitar el peligro criminal que deriva de las reservas de capital ilícito, que pueden ser usadas para restablecer la estructura mafiosa golpeada por los arrestos«, ha afirmado el comandante de la Guardia de Finanza Gianluca Angelini.

Para Angelini, «hoy más que nunca para derrotar a la Cosa Nostra hay que seguir el dinero y los flujos financieros».

Fuente: radiomontecarlo.com.uy