Policia

La Interpol y la Policía Nacional de España detuvieron en Madrid a José Guillermo M. y Lorenzo S., por un supuesto fraude inmobiliario en Cancún de 25 millones de dólares, en agravio del polémico empresario de casinos Javier Rodríguez Borgio.

Los detenidos, ambos ciudadanos españoles de 51 años de edad, fueron localizados en el Café Oriente, ubicado en Plaza Oriente 2, en la ciudad capital, de acuerdo con un comunicado de la Procuraduría General de la República.
Los detenidos fueron asegurados por una ficha roja de la Interpol girada el 2 de mayo pasado, emitida a su vez con base en una orden de aprehensión del Juzgado Segundo Penal de Primera Instancia del Distrito Judicial de Cancún, Quintana Roo, por el delito de fraude específico en grado de tentativa.
Dichas detenciones fueron concretadas gracias a la colaboración de la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales (SJAI) y la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR, indica la comunicación oficial.
De acuerdo con informes de la dependencia, en este momento se realizan diligencias en la Comisaría General de Policía Judicial, Sección de Localización de Fugitivos de la Unidad de Droga y Crimen Organizado (UDYCO), en su sede Central, para ser puestos a disposición del Juzgado Central de Instrucción de la Audiencia Nacional en funciones de Guardia.
Una vez que eso suceda, las autoridades de México y España empezarán a coordinar los procedimientos en materia jurídica para la extradición de los detenidos a nuestro país.
En abril de 2016, los empresarios españoles, en su carácter de representantes legales de Prestadora de Servicios Azco, vendieron por segunda ocasión a Grupo Constructor de la Ribera un total de 16 predios en Cancún por un monto de 8 millones 847 mil 652 dólares.
El propietario de la empresa compradora era Virgilio Rincón, quien precisamente era abogado de José Guillermo y Lorenzo.
Según el expediente, el precio que pagó Rincón fue muy inferior a los 25 millones de dólares pactados en la primera compra venta, a favor de la inmobiliaria JRB S.A. de C.V., propiedad de Rodríguez Borgio, lo que generó que los hoy detenidos en Madrid obtuvieran un lucro indebido al vender 2 veces los 16 lotes del inmueble.
Rodríguez Borgio acordó la compra venta en agosto de 2015 y terminó de pagar en diciembre del mismo año, mientras que el abogado de los vendedores pactó la compra en abril de 2016 y, según la investigación, pagó con un cheque sin fondos.
El caso del fraude está relacionado con supuestos hechos de corrupción de funcionarios de la administración del entonces Gobernador Roberto Borge Angulo.
Virgilio Rincón, el representante de los españoles, también es prófugo de la justicia, pero por otro expediente donde se le imputa haber planeado el atentado que sufrió el hijo de Rodríguez Borgio el 3 de agosto de 2016 en la ciudad de Querétaro.
Rodríguez Borgio, es propietario de la cadena de casinos «Big Bola», y fue dueño de una red de gasolineras y fue investigado por la PGR por vender combustible robado a Pemex.
Además, figuró como accionista de la empresa Oceanografía, involucrada en un fraude bancario y desfalco a Pemex.