El boom del juego es un hecho. El mercado manda y en el caso concreto de Castilla y León la entrada en vigor en 2015 de la nueva normativa reguladora abonaba el terreno para la actual eclosión del sector por dotar de un amplio marco legal a la implantación de zonas de apuestas en los establecimientos de juego presencial.


El auge de los negocios de estas características en Burgos no cesa desde entonces. De hecho, confrontar el registro que gestiona la Junta de Castilla yLeón, en el que obligatoriamente deben figurar las salas en activo, con los datos proporcionados por el área municipal de Licencias, a la que han de solicitar permiso de actividad los nuevos locales, dibuja una tendencia al alza inusitada. Y es que solo en 2016 y 2017 se comunicaba la intención de abrir hasta once salones de juego nuevos en la capital burgalesa, más del doble de los cinco que operaban en 2015 en toda la provincia, según el listado facilitado por la Consejería de Presidencia de la Administración regional.

Así pues, el crecimiento es innegable y se concentra en los salones de juego, pues el número de otros establecimientos del sector se ha mantenido estable en los últimos tres años. En concreto, la provincia tiene cuatro salas de bingo autorizadas por la Junta e incorporaba una casa de apuestas en 2016. Mientras, los 5 salones ya mencionados que figuraban en el registro oficial en 2015 pasaban a siete en 2016 y a 11 en 2017, a falta de saber si los empresarios que requerían licencia al Ayuntamiento de la capital burgalesa en este último ejercicio ya han puesto en marcha su local, con la oportuna bendición regional, o lo harán a lo largo del presente año, por lo que aún no se refleja su apertura en el listado en cuestión.

«Los empresarios somos los principales interesados en tener medidas de control»

El desembarco de los espacios de apuestas en los establecimientos de juego presencial motiva un aumento que si bien el sector reconoce como tal descarta que, al menos de momento, sea desmesurado. Así lo interpretan desde la Asociación de Empresarios de salas de Juego de Castilla y León (Sajucal). Su secretario técnico, Luis González, explica que el tirón de este «nuevo producto» no sorprende. La experiencia en otras regiones que ya habían iniciado antes el mismo camino normativo permitían augurarlo. Rechaza no obstante que exista, a corto plazo, riesgo alguno de burbuja: «No hay temor. Existe demanda y, por lo tanto, este fenómeno es una respuesta natural del mercado».

La implementación de las apuestas se limita en Castilla yLeón a establecimientos de juego, siendo por tanto su normativa más conservadora que la de otras autonomías, como Galicia, que las autorizan también en negocios de hostelería. «Aquí, a partir de la legislación reciente, se permite instalar en casinos, bingos o salones autorizados un córner o zona de apuestas. Al margen de estos espacios aparecen las casas de apuestas, un modelo independiente que hasta ahora no existía y también prolifera en la actualidad», concreta. González detalla además que se trata fundamentalmente de apuestas deportivas o vinculada a carreras de animales «de todo el mundo».

‘Dibujado’ el panorama, el portavoz de la patronal regional incide en los controles exhaustivos a los que se someten estos negocios, «demonizados, aún más», en los últimos tiempos a raíz del reciente auge. «Los empresarios son los primeros interesados en aplicarlas para que en los locales se juegue de forma responsable», sentencia, para recordar que el acceso de menores o de las personas inscritas en el registro de prohibidos está totalmente vetado a estas dependencias, en las que debe mostrarse el DNI para apostar.

Incluso la Policía Nacional, que esta misma semana comunicaba los resultados de las inspecciones llevadas a cabo en este ámbito destaca el «compromiso» de los locales de la provincia en este sentido.

Fuente: elcorreodeburgos.com