Angel María Villar, presidente de la FEF, firmó el viernes 14 de noviembre una carta junto a los 17 presidentes de las Territoriales solicitando al secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, un almuerzo para discutir sobre el uno por ciento de la recaudación de las quinielas. Cardenal le contestó de inmediato, el lunes 17, e invitó a Villar, Jorge Pérez (secretario general) y los presidentes de las autonómicas a un almuerzo de trabajo para hoy en la sede del CSD a las 14:00 horas. Luego, de 15:30 a 21:00 se entraría a fondo en la cuestión.

Pese a solicitar la cita, la FEF no contestó a la invitación del CSD e incluso ha dejado caer oficiosamente, no por escrito, una alternativa (jueves 27 a las 18:00). Hoy no se producirá almuerzo, pero Cardenal ha vuelto a citar a los presidentes de las territoriales y a Villar el lunes a las 14:00. En la tarde de ayer, algunos ya habían confirmado su asistencia.

Es el penúltimo episodio de una problemática que arranca en mayo, cuando desde el CSD envió a la FEF el convenio habitual de subvención, que era 750.000 euros inferior a la del año anterior. Villar ni firmó ni explicó las razones. Cardenal volvió a escribirle el 22 de julio. Sin contestación. Para desbloquear el asunto, el secretario de Estado quiso acogerse a la otra modalidad que existe para abonar la subvención: aprobar una resolución y publicarla en el Boletín Oficial del Estado el 18 de agosto. El Fundamento Séptimo de esa resolución obliga, no obstante, a crear una comisión de seguimiento a cuya constitución fue convocada la FEF el 8 de septiembre. Nadie fue.

Cardenal envió otra carta, la tercera, a Villar ese mismo día. No hubo contestación. Tal vez por eso, el secretario de Estado para el Deporte dijo esto el 3 de octubre en el Congreso de los Diputados. “He hecho todo lo posible por pagar la subvención y la RFEF todo lo posible por no cobrarla”. Puede haber una clave en la historia. La nueva Ley de Transparencia, que entra en vigor el 10 de diciembre, obliga a las Federaciones a detallar a qué se dedica el dinero: contratos, cargos, etc. Eso sí, quien no recibe subvenciones puede evitarla. Finalmente, la FEF recibió la notificación de su condición de “no beneficiaria” (se queda sin subvención) días antes de convocar una Junta Directiva en el que las territoriales recibieron la explicación de que las deducciones del Real Decreto 403/2013 no eran proporcionales porcentualmente a las otorgadas al fútbol profesional. No obstante, el rechazo a aprobar la subvención de la FEF conlleva renunciar a 1,3 millones de euros (2.108.000 euros menos 758.000 que también debían devolverse). Las territoriales creen que tal vez podrían haber sido informadas más concretamente de los movimientos previos. Algunos pidieron adelantos par construir campos (a ese fin de fútbol base se destina la subvención de las quinielas) y ahora no tienen líquido para hacer frente a los mismos. Un tema espinoso, porque las territoriales han tenido acceso a un dossier con la asignación que ha recibido cada territorial en los últimos diez años para los campos. Se quejan de “agravios entre territoriales y ocultismo”. El próximo capítulo, el lunes.

CONFIDENCIAS: AS adelantó que el CSD reclama ocho millones a la FEF

El pasado domingo, 16 de noviembre, Javier Gómez Matallanas adelantaba en sus Confidencias que el Consejo Superior de Deportes reclamará casi ocho millones de euros a la Federación Española de Fútbol por no haber justificado a la Administración Central su uso en la construcción de nuevos campos. Ese dinero era una subvención pública, procedente del dinero que se ingresa de las quinielas, para la promoción del fútbol. En la misma información se detallaba que sólo del periodo de 2010 se le reclama al organismo que preside Ángel Villar dos millones de euros. Además, el CSD no ha podido librar el dinero de las quinielas correspondiente a este año porque la FEF no ha cumplido con los trámites a que obliga la nueva Ley de Transparencia del CSD para acceder a subvenciones públicas. Si los evitan, la FEF no recibe el dinero pero tampoco es auditada.