actualizado: 22 Apr 2021

n Recibir el Boletín diario con las últimas noticias del sector

El bingo sevillano de Los Remedios alcanza un acuerdo para seguir abierto

La sociedad Bingos Andaluces, que gestiona el Bingo de Los Remedios, ha dado un paso adelante para garantizar su supervivencia. Esta empresa entró en concurso voluntario de acreedores a fines del pasado año, en un proceso en el que el principal acreedor eran los herederos de Benito Villamarín, el legendario presidente del Real Betis, que son propietarios de este local de la calle Asunción número 3.

La deuda total por impagos ascendía a unos 200.000 euros. Según las fuentes consultadas por ABC, la firma ha llegado a un acuerdo que le permitirá seguir funcionando con normalidad como lo ha hecho hasta ahora en el mismo establecimiento. «La sociedad ha podido rehabilitar el contrato de arrendamiento y su voluntad es continuar y cumplir el contrato, al que le quedan muchos años de duración».

El origen de la crisis está en la situación generada por el confinamiento y el cierre obligatorio del local. Entre ambas partes ha habido voluntad de negociar y finalmente se ha llegado a una solución.

Bingos Andaluces está controlada por tres sociedades (Global Bingo Corporación, Fénix Gestión y Varoky) que posee a su vez otros negocios de juego en España. El bingo de Sevilla es una de las joyas de la corona, ya que se trata de una de las salas con más actividad de Sevilla. Es un local cuya larga historia está unida al desarrollo del barrio de Los Remedios.

El espacio que ocupa el bingo fue, originalmente, una gran sala de cine diseñada por los arquitectos Recasens y Espiau y promovido por el empresario Benito Villamarín (que en ese momento estaba en sus años de mayor éxito al frente del Betis y gestionaba un próspero negocio de comercio de aceitunas). Estuvo gestionada hasta 1983 por la familia Sánchez Ramade (dueña de otras salas como Villasís). Esta sala se dotó también de un escenario que acogió numerosos espectáculos y actos políticos. En 1984 se reconvirtió en discoteca, como el nombre Piruetas, y llegó a albergar en su interior una pista de patinaje. Desde 1988 ha funcionado como bingo y ha sido una de las salas más rentables del sector en Andalucía.

Fuente: abc.es

Etiquetada bajo