actualizado: 13 Nov 2019

n Recibir el Boletín diario con las últimas noticias del sector

El casino de Granada se inaugurará oficialmente el 29 de noviembre

Durante la primera semana de apertura la media diaria de visitantes ha rondado las 300 personas. Los responsables destacan las medidas de seguridad para evitar la entrada de ludópatas y menores de edad.

El Casino Admiral Granada se inaugurará oficialmente el próximo 29 de noviembre, aunque este jueves se cumplió una semana desde la apertura del centro de ocio para adultos en el complejo El Capricho de Monachil. Así lo anunciaron los responsables del espacio, que fue presentado a los medios de comunicación en una visita guiada a las instalaciones de un casino que Granada no tenía desde hace 90 años.

El casino ha acogido una media de 300 personas diarias desde su apertura el pasado jueves 31 de octubre, según estimó a bote pronto el director del espacio, Javier Fernández, a esta redacción. Una «soft opening» que ha servido como «pequeño rodaje» para los nuevos empleados antes de la gran apertura oficial. El horario es de 12:00 a 4:00 de la madrugada, aunque las mesas de juego no lo hacen hasta las cuatro de la tarde. «Aunque con la limpieza y el conteo de caja suelen dar las seis», explica Ignacio Velayos, director de marketing.

Ambos fueron los guías de una visita en la que también estuvieron presentes Winston Davies, director de la sala de juego, Luis Castro como responsable de seguridad, y Manuel Rodado, responsable de alimentos y bebidas del grupo Admiral. Todos ellos trataron de relatar en qué consiste el casino, los juegos, las comodidades y servicios, y las medidas de seguridad y control de un espacio levantado en un lugar que anteriormente era uno de los grandes salones del restaurante El Capricho.

Según los datos ofrecidos por los dueños, el Casino Admiral Granada ha generado 121 puestos de trabajo nuevos para un espacio de 4.500 metros cuadrados de superficie, y que engloban 122 máquinas diferentes, además de decenas de mesas tanto de ruleta como para diferentes estilos de poker, uno de los juegos en alza en la última década.

Antes de entrar a la sala principal, en la entrada se sitúa una recepción en la que se registra e identifica a todas las personas. «Por ley, toda persona que pase tiene que tener 18 años y tiene que estar completamente identificada, con DNI o pasaporte. Eso no pasa en un salón de juego», explicó Luis Castro. Estas medidas se toman para evitar el blanqueo de capitales y para detectar a personas que, tanto por haber sido incluidas por la Junta de Andalucía, o se hayan autoexcluido, no puedan entrar en un casino por haber sido tratados de ludopatía. También se incluye a quienes hayan protagonizado algún problema en otros casinos.

La bienvenida al lugar impone con un gran salón copado por máquinas tragaperras, o slots (cada una contiene, además, 40 juegos diferentes) y mesas de ruleta tanto electrónica como física, que aportan un «punto romántico» según los responsables.

Música ambiental y suelo de moqueta como siempre se imagina un lugar así. También una sala de fumadores, con ventanales que se pueden abrir cuando el tiempo acompañe, mientras a la vez se juega. Es un dechado de luces estridentes y sonido que incitan al jugador a sentarse y poner su dinero en juego. Algunas de las máquinas cuentan con sofá, altavoces a la altura de los oídos, y un botón para llamar al camarero sin necesidad de levantarse.

Otra sala es el llamado Sports Arena, una especie de bar interior con pantallas (hay un total de 40 televisiones en todo el casino con emisiones deportivas en todo momento), con barra propia y cuatro máquinas para realizar apuestas servidas por la casa Codere, que estarán disponibles en unos diez días mientras se terminan de tramitar los permisos. «Tenemos la idea de invitar a una cerveza si vienes a ver un partido con la camiseta de tu equipo, y así dar color», explicó el director de marketing.

Curiosamente, ningún detalle queda al azar en este casino. Salón de espectáculos, aún poniéndose a punto, para grandes grupos, o salas para partidas privadas. Tampoco las medidas de seguridad de la caja, que cumplen la misma legislación que deben cumplir las de los bancos, según explicó su responsable.

También se ha cuidado el poker, que se puede jugar en cuatro modalidades distintas, como la más conocida, el Texas Hold’Em, al que se puede entrar con un mínimo de 100 euros y un máximo de 400 en el que «te puedes levantar cuando quieras», explicó Velayos. «Están funcionando muy bien porque juega mucha gente online y le gusta el vivo, sentirse importante», añadió. La sala organizará torneos durante tres días cada semana.

Por último, el complejo cuenta con un restaurante de vanguardia asiático llamado Kaori, con influencia claramente japonesa, y que cuenta con dos planchas para hacer platos con al estilo teppanyaki. Manuel Rodado, encargado del restaurante, especificó que no hace falta ser cliente de del casino para poder entrar en él ya que se encuentra fuera de la sala de juegos y claramente diferenciado.

Fuente: granadahoy.com

Etiquetada bajo