El interés de los dueños del Casino La Toja por abrir una sede en Vigo -un proyecto que tienen sobre la mesa desde hace años- les ha llevado a lanzarse ya a la búsqueda de una ubicación. Incluso antes de que la Xunta termine de desarrollar el reglamento que rige el sector y que -con su redacción actual- solo permite un único casino por provincia, y ese es el de la isla grovense de A Toxa.

El presidente de Egasa -propietaria de la mitad del negocio-, José González Fuentes, reconoce que sondea ya «varias ubicaciones, cuatro o cinco«, para abrir la sede en Vigo. «Nos gustaría ponerlo en marcha antes de que finalice el año», concluye González, quien apunta que los trámites de San Caetano para perfilar la normativa del gremio «no deberían demorarse más de unos meses«.

Fuentes de la Xunta reconocen que en la actualidad se está «desarrollando» -en conversaciones con el sector- el reglamento que establecerá cómo abrir la sede. Esa letra pequeña de la normativa esclarecerá las características que tendrá la sala, un detalle que los dueños del Casino quieren conocer antes de decantarse por una ubicación u otra en Vigo. González se resiste a desvelar cuáles son las opciones, pero sí reconoce que una de ellas está en Samil. Hace años llegó a apuntarse como una posible opción el hotel que lleva su nombre. «Pronunciarse antes de que se desarrolle la normativa sería precipitado porque en parte dependerá del reglamento», insiste el presidente de Egasa. Lo que sí tienen claro los propietarios del casino de O Grove son las condiciones que debe cumplir la sede de Vigo: disponer de una superficie que ronde los 3.000 metros cuadrados y un amplio aparcamiento con capacidad para cerca de 300 coches.

La inversión que pondrían para lanzar la sala viguesa oscilaría entre los cinco y los doce millones de euros, dependiendo de la ubicación definitiva. Una cifra no muy alejada de la que se apuntaba a finales del año 2000, cuando se publicaba que los propietarios del casino estarían dispuestos a invertir hasta 2.000 millones de las antiguas pesetas -cerca de doce millones de euros- para reformar el hotel Samil. Según los cálculos que manejan los propietarios, la apertura de la sala en Vigo generaría más de un centenar de puestos de trabajo, solo en empleados. Aunque -insiste el presidente de Egasa- «la plantilla va a depender mucho de las instalaciones».

A finales de septiembre la Xunta avanzaba su intención de modificar la Lei do Xogo para autorizar la apertura de un casino en la ciudad.

Fuente: farodevigo.es