Todo estaba preparado para que este jueves el Parlament le diera un nuevo aval rotundo al casino de Hard Rock pero, por sorpresa, al final solo se lo ha dado parcialmente. Por un lado, la cámara sí ha tumbado una iniciativa de la CUP que pedía «frenar» el complejo de ocio por considerarlo incompatible con la actual situación de escasez de agua.

Sin embargo, por el otro lado, la cámara ha hecho prosperar una iniciativa de los Comuns que pide frenar los proyectos con un alto consumo de agua, es decir, como el que plantea este casino.

¿Cómo se entiende esta contradicción? La explicación se encuentra en que, en l votación de la segunda propuesta, dos diputados del PSC, Joaquim Paladella y Dolors Carreras, se han equivocado en el sentido de su voto. Tenían que votar en contra y, por error, lo han hecho a favor. Esto ha acabado por provocar que la iniciativa saliera adelante por un solo voto de diferencia: 51 votos a 50. También la abstención de Junts y el voto a favor de la diputada no adscrita Cristina Casol han acabado por facilitar este resultado.

A la práctica, ninguna de las dos votaciones tiene un efecto directo porque el propio president de la Generalitat, Pere Aragonès, este miércoles había anunciado que el Hard Rock no se paralizará. Su argumento es que es un proyecto heredado de anteriores ejecutivos que, aunque no le genere «entusiasmo», no puede frenarlo sin más porque si lo hiciera tendría consecuencias legales por todos los compromisos que ya están firmados.

Todo estaba preparado para que este jueves el Parlament le diera un nuevo aval rotundo al casino de Hard Rock pero, por sorpresa, al final solo se lo ha dado parcialmente. Por un lado, la cámara sí ha tumbado una iniciativa de la CUP que pedía «frenar» el complejo de ocio por considerarlo incompatible con la actual situación de escasez de agua. Sin embargo, por el otro lado, la cámara ha hecho prosperar una iniciativa de los Comuns que pide frenar los proyectos con un alto consumo de agua, es decir, como el que plantea este casino.

¿Cómo se entiende esta contradicción? La explicación se encuentra en que, en la votación de la segunda propuesta, dos diputados del PSC, Joaquim Paladella y Dolors Carreras, se han equivocado en el sentido de su voto. Tenían que votar en contra y, por error, lo han hecho a favor. Esto ha acabado por provocar que la iniciativa saliera adelante por un solo voto de diferencia: 51 votos a 50. También la abstención de Junts y el voto a favor de la diputada no adscrita Cristina Casol han acabado por facilitar este resultado.

A la práctica, ninguna de las dos votaciones tiene un efecto directo porque el propio president de la Generalitat, Pere Aragonès, este miércoles había anunciado que el Hard Rock no se paralizará. Su argumento es que es un proyecto heredado de anteriores ejecutivos que, aunque no le genere «entusiasmo», no puede frenarlo sin más porque si lo hiciera tendría consecuencias legales por todos los compromisos que ya están firmados.

Fuente:elperiodico.com