actualizado: 28 Oct 2021

n Recibir el Boletín diario con las últimas noticias del sector

El Gobierno británico considera prohibir la publicidad de las casas de apuestas extranjeras en el fútbol

Actualmente nueve de los veinte clubes de la Premier League cuentan con empresas de apuestas como patrocinadores de sus camisetas, mientras que seis equipos de la Championship hacen los mismo.

El Gobierno Británico estudia la revisión de la regulación para las casas de apuestas. El Ministerio de Cultura, Medios, Digital y Deportes (Dmcs) revisará la actual legislación, que pasaría por prohibir la publicidad de las casas de apuestas extranjeras. Por ello, tratará de definir los límites sobre el patrocinio de los operadores de juego a las entidades deportivas, así como su visibilidad en las camisetas de los equipos.

Según ha avanzado The Guardian, la supresión de la publicidad de las casas de apuestas podrían tener un impacto directo sobre el negocio de los clubes, especialmente en la Premier League, donde casi la mitad de los veinte equipos cuentan con el patrocinio de una casa de apuestas.

En la temporada 2019-2020 los clubes alcanzaron una cifra de 69,6 millones de libras (81,2 millones de euros) por los contratos firmados con los operadores de juego, que también lucieron sus logotipos en los estadios, como es el caso del Bet365 Stadium, del Stoke City.

La presencia de las casas de apuestas es menor en la Segunda División inglesa (Championship), ya que seis de los 24 equipos lucen publicidad en sus camisetas. La propia liga está esponsorizada por Sky Bet, que aporta 40 millones de libras anuales (46,7 millones de euros).

Prohibir la publicidad de las casas de apuestas sería algo preocupante para la Championship”, ha comentado su director ejecutivo, Trevor Birch, quien cree que podría tener un “impacto sustancial en las finanzas de la Football League”.

La actual regulación se aprobó en 2005, cuando se sancionó la Ley de Apuestas británica. Hasta ahora, la normativa se ha mantenido sin modificación alguna, una situación que podría cambiar cuando los partidos políticos empiecen a debatir la nueva regulación.