actualizado: 29 May 2020

n Recibir el Boletín diario con las últimas noticias del sector

El mercado niega a Codere los 100 millones que necesita para evitar los impagos

Codere se queda sin tiempo y sin dinero, y se agrava su situación límite. La casa de apuestas se quedará sin liquidez y sin fondos propios en apenas dos meses si no consigue volver a poner en marcha su maquinaria del juego y no reabre la práctica totalidad de su red de locales.

De su acuciante situación financiera da cuenta el hecho de que a finales de abril, Codere anunció el aplazamiento durante un mes de la fecha de pago del cupón de dos bonos, uno por valor de 500 millones de euros y otro de 277 millones, y reconoció que necesitaba financiación urgente por 100 millones para mantener su liquidez operativa y evitar los impagos. Pasado ya el ecuador del mes de mayo, su situación no ha mejorado, no ha conseguido ese dinero y se ha colocado al borde del colapso, ya que su liquidez disponible se agotará a finales de julio o principios de agosto, tras acabar con la actual disponibilidad de caja, cifrada en apenas 130 millones, según estimó la agencia de calificación de riesgos S&P.

La incapacidad de financiarse viene dada por la calificación de su deuda a largo plazo por parte de las agencias de rating, que la sumieron en el pozo del “bono basura” por las dificultades de salir con buen pie de la crisis sanitaria, máxime cuando la prolongación de las medidas de contingencia pueden alargarse más allá del verano. Su desplome en bolsa tampoco ayuda, tras perder durante los dos últimos meses casi un 70% de su valor bursátil -la acción apenas supera un euro de cotización-, provocado por la paralización a nivel mundial de las actividades relacionadas con las apuestas, el juego y las competiciones deportivas.

La compañía que preside Norman Sorensen ha confiado en Bank of America y Credit Suisse para que le solvente esta situación, pero su objetivo de encontrar financiación ha sido infructuoso, por lo que su próximo paso será apostar por los fondos de deuda, pero eso tendrá un altísimo coste en intereses que le podría llevarle a retrasar varios años su recuperación, siempre y cuando la situación se normalice. Dos opciones se han abierto a esta posibilidad; los fondos Pimco y Carlyle, que ya han tenido varios contactos para conocer de primera mano información sobre la situación financiera, laboral y de negocio para tomar una decisión.

Según las estimaciones realizadas por la agencia S&P, la compañía estaría en condiciones de reiniciar sus operaciones en el período de mayo a junio, pero solo generaría el 30% de los ingresos normales en el primer mes tras la reapertura, debido a la limitación de aforo de los clientes. Por su parte, Moody’s calcula que los ingresos no se recuperarán por completo en los próximos 12 meses debido a un fuerte deterioro de las ganancias en Argentina, que representó el 30 % del resultado bruto de explotación -ebitda- en 2019, y al movimiento de divisas desfavorable en México, Uruguay y Colombia.

Fuente: larazon.es

Etiquetada bajo