El futbolista mexicano Ulises Dávila compareció este lunes por primera vez ante un tribunal australiano por estar acusado de participar en una red para controlar el número de tarjetas amarillas en varios partidos para corromper el resultado de las apuestas.

Dávila compareció por primera vez en el Tribunal Central de Sídney, donde los fiscales se comprometieron a presentar pruebas de aquí al 22 de agosto.

Este mismo lunes, el club Macarthur anunció que termina su contrato “de manera mutua” con el futbolista mexicano.

El juez redujo el número de comparecencias del futbolista en la comisaría a una a la semana en lugar de las dos requeridas desde su acusación el pasado 17 de mayo hasta ahora, informó la agencia estatal australiana AAP.

El futbolista, de 33ños y capitán del club Macarthur, ha sido acusado de pagar a otros dos futbolistas profesionales del mismo club, Kearyn Baccus, de 32 años, y Clayton Lewis, de 27 años, cantidades de hasta $10,000 dólares australianos ($6,636 dólares o $6,206 euros) por provocar tarjetas amarillas.

Según la Policía, la red generaba miles de dólares en ganancias de las apuestas y estaba controlada desde Sudamérica, aunque no ha trascendido de qué país.

Fuente: msn.com