Salón de conferencias del ExpoCongreso Andaluz del Juego
Salón de conferencias del ExpoCongreso Andaluz del Juego

Reducir la tasa que grava el juego en Andalucía, que es la segunda más alta del país; armonizar con el resto del Estado el reglamento de juego que les permita desarrollarse como una actividad económica más en un entorno de libre competencia; autorizar las apuestas deportivas en salones, bingos y casinos de la región, que es la única de las 17 comunidades y dos ciudades autónomas que no cuenta con este segmento de negocio.

Estas son algunas de las reivindicaciones planteadas en la primera jornada del 4º Expocongreso Andaluz del Juego que celebran en Torremolinos las asociaciones patronales de empresas operadoras, comercializadoras y de salones recreativos del sector.

Más de mil empresarios y profesionales se reúnen desde hoy y hasta mañana viernes, 2 de octubre, en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Torremolinos. El alcalde de la localidad anfitriona, José Ortíz; acompañado de la portavoz de Ciudadanos en el consistorio, Ángeles Vergara; el director general de Patrimonio de la Junta de Andalucía, Antonio Miguel Cervera, y los presidentes de la distintas patronales organizadoras, han inaugurado este foro profesional y exposición comercial que cumple su cuarta edición.

El director general de Patrimonio ha ofrecido al sector la apertura de un canal de comunicación directa para estudiar las reclamaciones que le plantean los agentes de este gremio, que emplea a 11.600 personas y genera unos ingresos por tasas a las arcas autonómicas de 158 millones de euros en 2014. ‘El juego privado tiene una mala visión por parte de la sociedad frente al juego público’, se lamenta el sector; al tiempo que, opinan, supone un contrasentido que pese a su condición de actividad privada ‘sea un sector totalmente dependiente de la administración y de su rigidez regulatoria’.

Con 28.362 máquinas recreativas con premio y deportivas, Andalucía dispone aún de margen para crecer en este sector. La ratio nacional se sitúa en una máquina recreativa por cada 236 habitantes cuando en la región es de 302. La cuota de 3.700 euros anuales que paga cada máquina en concepto de tasa en Andalucía se convierte en una losa para volver a las cifras del parque de recreativas de antes de la crisis (en 2009), que era de 43.202 unidades, y que ha llevado como efecto parejo la destrucción de empleo.

Los presidentes de la Federación Andaluza de Asociaciones de Máquinas Recreativas, Salones y Ocio (ANMARE), Pedro Ocaña; de la Asociación Andaluza de Salones de Juego, Recreativos y de Ocio (ANDESA), Araceli García; y la Asociación Andaluza de Comercializadores y Distribuidores de Máquinas Recreativas (ACODISA), Enrique Rosas, encabezan las delegaciones empresariales en este cita andaluza, que se ha consolidado en la agenda nacional del sector.