La investigación, a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Investigaciones de Ciberdelito (Ufeic) de San Isidro, comenzó tras un ciberpatrullaje en redes sociales

El negocio era millonario. Solo uno de los casinos online clandestinos investigados había recaudado, desde enero pasado hasta las últimas horas, 2500 millones de pesos. Ahora ya no podrán operar en la Argentina. La Justicia dispuso el bloqueo de 110 casas de apuestas y juegos en red ilegales.

Así lo informaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales. Se trata de una investigación de la Unidad Fiscal Especializada en Investigaciones de Ciberdelito (Ufeic) de San Isidro, conducida por el fiscal Alejandro Musso, que comenzó a partir de una información aportada por personal de la División Ciberpatrullaje de la Policía Federal Argentina (PFA).

En las últimas horas, además de bloquear 110 casinos online clandestinos, se secuestraron 250 millones de pesos, explicaron los voceros consultados.

“Ninguno de los sitios posee algún filtro para que los menores de edad no puedan acceder. Se les permite jugar sin restricción alguna. En efecto, al acceder a la plataforma ni siquiera se los identifica, lo que demuestra un desprecio absoluto por parte de los organizadores del juego ilegal. De igual modo se observa una desigualdad de competencia con sitios legales que tributan al fisco y que están registrados debidamente, y generan empleos legítimos, frente a estos otros que no cumplen con ninguna de estas metas”, sostuvo el fiscal Musso en el dictamen presentado ante el juez de Garantías de San Isidro Esteban Rossignoli donde había solicitó que, por intermedio del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) se bloqueen los casinos online clandestinos investigados. El magistrado hizo lugar a la medida solicitada por el representante del Ministerio Público.

Como se dijo, la investigación, conducida por el fiscal Musso y el secretario de la Ufeic Alejandro Orlandini, comenzó después de una presentación hecha por representantes de la División Ciberpatrullaje de la PFA a partir de que un agente que se hallaba “en función de auscultar el contenido público y abierto de la Web descubrió en la red social Instagram un usuario que con hashtag como #casino, #casinovirtual, #juegosonline, #apuestasonline, #casinoonline, #slots promocionaba juegos en línea, presumiblemente, sin la autorización correspondiente”.

Al continuar con el “ciberpatrullaje” en otras redes sociales, los detectives policiales encontraron otras casas de apuestas y juego online que también podrían estar operando sin cumplir con los requisitos legales.

Ante una consultada de la Ufeic, la Asociación de Loterías, Quinielas y Casinos Estatales de Argentina (ALEA) confirmó que los 110 sitios investigados no tenían la licencia ni la autorización para operar en la Argentina.

Desde ALEA le aclararon a los funcionarios de Ufeic que los sitios que tienen la extensión “.bet.ar” son los únicos que están autorizados para operar juegos de azar en el país. Ninguno de los casinos online que estaban bajo sospecha cumplían dicho requisito.

“Capítulo aparte resulta ser la fiabilidad de azar manipulado. Lo denominamos de este modo, dado que en los juegos de azar físicos, como un casino, el azar depende de las leyes que rigen esta materia. En el mundo digital, dependen absolutamente de los algoritmos con que son diseñados los juegos. Para ello, las empresas legales cuentan con certificaciones internacionales que verifican la aleatoriedad de la jugada digital. En los casos de estos casinos clandestinos tal verificación no existe, y, por ende, en el afán de ganar más, el algoritmo lo manejan los propios delincuentes. En definitiva, ni el Estado, ni los particulares, ni ningún órgano de control, verifica la manipulación de los algoritmos que permiten que siempre ‘gane la casa’, en claro perjuicio de los apostadores, ahora además ‘estafados’”, sostuvo el fiscal Musso en el citado dictamen.

En su presentación, para graficar “las consecuencias nocivas contra la salud mental de los menores de edad que trae aparejado la presencia de sitios web para juegos online sin control estatal”, el fiscal Musso adjuntó la dirección url de un video del canal de Youtube del periodista Pablo Carrozza donde un adolescente de 16 años perdió 400.000 dólares en sitios de apuestas ilegales.

Fuentes judiciales, para graficar el movimiento de dinero de estos casinos online clandestinos, explicaron que una de las casas de apuestas investigadas, desde enero hasta la fecha, tuvo ingresos por 2500 millones de pesos. También afirmaron que la medida tomada de bloquear 110 sitios es inédita en la Argentina.

“No se trata de una medida vinculada a las pérdidas económicas por la falta de tributación estatal, sino que la importancia radica, principalmente, y a criterio de quien esto suscribe, en la falta de control por parte del Estado que está ayudando a crear menores de edad ludópatas. Como nuestra señoría bien sabe, uno de los pilares fundamentales de actuación de este Ministerio Público resulta ser la de velar por la legalidad y los intereses generales de la sociedad, y en ese norte es que solicitamos su urgente intervención, en el sentido de hacer cesar las consecuencias gravísimas de este delito”, sostuvo el fiscal Musso al fundamentar su pedido de bloquear 110 casinos online ilegales que operaban en la Argentina.

Además de la causa que tramita la Ufeic, en el fuero penal, contravencional y de faltas porteños se avanza en otro expediente de similares características a partir de una denuncia presentada por Cámara Argentina de Salas de Casinos, Bingos y Anexos (Cascba).

En ese expediente, al que tuvo acceso LA NACION, el fiscal Tomás Vaccarezza a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas porteña 17, especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas, le mandó un oficio al Enacom para le notifique a las empresas que prestan el servicio de Internet y telefonía móvil que deben disponer los medios necesarios para bloquear 252 sitios de apuestas juegos online ilegales.