Este lunes 01 de enero entra en vigor el impuesto estatal a los casinos, promovido por el gobernador Javier Corral Jurado y aprobado por el Congreso del Estado hace un par de semanas.


Con este impuesto el Estado pretende recaudar 130 millones de pesos durante 2018.

Aunque inicialmente se buscaba la creación de otro impuesto adicional, a impactar directamente en la ganancia de las personas apostadoras, los diputados lo dejaron fuera del dictamen y de la recaudación programada para este año que inicia, definida en la Ley de Ingresos.

El nuevo impuesto se calcula con una tasa del 6 por ciento sobre los ingresos de los casinos.

“Considerando la situación de las finanzas estatales, esta administración a mi cargo, en un acto de responsabilidad se ha dado a la tarea de explorar alternativas nuevas de ingresos, sin que vayan encaminadas al menoscabo de la economía chihuahuense”, argumentó Corral en la propuesta enviada hace un mes al Congreso para reformar el Código Fiscal.

“Se pretende ir de la mano con la modernización de la actividad comercial, en la cual nuestra entidad reporta en la industria de juegos y apuestas un movimiento notablemente destacado a nivel nacional”, recalcó el mandatario.

Enfatizó que la finalidad es un ingreso extra fiscal tendiente a concientizar el uso de dichas actividades, “a fin de que, quien haga uso de ellas tengan acceso pero sin desproteger la economía familiar y a la vez coadyuve a evitar problemas de salubridad al no facilitar la propensión a una posible adicción”.

Los recursos recaudados, asegura, se destinarán “exclusivamente a la inversión pública productiva del estado de Chihuahua en la consecución de las metas plasmadas en el Plan Estatal de Desarrollo 2017-2021”.

Sólo en Nuevo León, Veracruz y Quintana Roo existen impuestos similares.

En la Ley de Ingresos 2018 se establece que el Estado proyecta ingresos por 64 mil 110 millones 488 mil 361 pesos a lo largo de los próximos 12 meses, de los cuales 236 millones 882 mil 015 pesos entrarán como “Impuestos sobre los ingresos”.

Este rubro está dividido en cuatro áreas: 1) Impuesto sobre Actos Jurídicos, 2) Impuesto Sobre Ejercicios Lucrativos, 3) Impuestos sobre la Obtención de Premios en Loterías, Rifas y Sorteos, y 4) Impuesto a los Ingresos Percibidos por la Organización de Apuestas y Sorteos (nuevo).

En dos de los tres apartados ya existentes se registra un aumento con respecto a la proyección de recaudo de 2017. El primero pasa de 13.7 a 16.6 millones, el segundo se mantiene en 250 mil pesos y el tercero se incrementa de 77.7 a 89.9 millones; el de reciente creación representará 130 millones de pesos.

Fuente: diario.mx