El cierre de casinos en todo el mundo ha dejado sin sus principales clientes a esta histórica empresa alavesa, que vende en el extranjero el 70% de su producción

Algo tan nuestro como echar la partida de cartas en el bar con la cuadrilla ha dejado de ser un hábito desde hace dos meses. Y no volverá hasta pasado un tiempo, aunque algunos negocios hosteleros levanten mañana la persiana para, eso sí, atender en las terrazas. Tambien ha dejado de oírse el ‘hagan juego’ en los casinos, cerrados a cal y canto. Son consecuencias del estado de alarma y el confinamiento aplicados para luchar contra la pandemia del coronavirus.

Y una histórica empresa alavesa, que precisamente este año cumple siglo y medio de vida desde su fundación en 1870, empieza a sufrir la caída en la demanda de barajas de cartas. Es Naipes Fournier, que tampoco ha podido esquivar la crisis económica y ha planteado un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para medio centenar de trabajadores, de los 60 que tiene en la planta de Legutiano.

La suspensión de jornada comenzará el próximo viernes 15 de mayo y se desarrollará durante un mes y medio, hasta el 30 de junio. «Salvo los tres directores y los compañeros que están con contrato-relevo, el resto de trabajadores nos veremos afectados por el ERTE, en mayor o menor medida», explicaron ayer portavoces sindicales.

La plantilla que se dedica a producción dejará por completo de trabajar mientras que en almacén y oficinas (administración y departamentos comercial y de marketing) el impacto del ERTE no será tan contundente.

Se trata de un expediente por causas productivas «porque aunque la empresa no nos ha informado de la situación económica, es evidente que con los casinos cerrados los pedidos se están cayendo», añadieron. Además, la exportación tiene un papel relevante en Naipes Fournier, en torno al 70% de su negocio, que anualmente vende alrededor de nueve millones de barajas ‘made in Álava’ en más de 70 países de todo el mundo. Los casinos de Europa, Sudamérica, África y Oriente Medio son los principales clientes de Naipes Fournier, que desde principios de año forma parte del grupo belga Cartamundi, líder mundial en juegos de mesa y que además de producir barajas coleccionables también elabora el Monopoly o el Trivial.

Aunque no habrá compensación de la empresa en el salario de los afectados por el ERTE, estos sí que mantendrán íntegras sus vacaciones y sus pagas extras. La compañía está a la espera de recibir nuevos encargos de Cartamundi como el realizado recientemente en Legutiano que fabricó un juego de cartas llamado NHS Heroes en homenaje a los médicos, enfermeras y cirujanos del Sistema Nacional de Salud (NHS) británico.

Fuente: elcorreo.com