El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha reivindicado este sábado el papel de los Ayuntamientos y las CCAA frente a la problemática de las casas de apuestas y ha valorado que, desde los municipios, se pongan en marcha «herramientas e instrumentos para ofrecer alternativas de ocio» a las personas más vulnerables y, en especial, a los jóvenes.

Así lo ha manifestado en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) antes de mantener un encuentro con la corporación municipal para conocer de primera mano las iniciativas desplegadas por este Ayuntamiento para «luchar contra la amenaza que supone la ludopatía».

«Los ayuntamientos han de tener herramientas e instrumentos para marcar distancias suficientes e importantes respecto a determinados focos como pueden ser los centros escolares», ha señalado el ministro para recalcar que todas las Administraciones Públicas «tienen que velar por la protección de las personas más vulnerables y, en especial, cuando se habla de los más jóvenes».

Según ha defendido Garzón, la problemática de las casas de apuestas va «más allá» de un problema de salud pública, «ya que, además de la dimensión sanitaria, los trastornos relacionados con la ludopatía tienen otras afectaciones sociales».

«Recientemente, un estudio dejaba constancia de que la cercanía de las casas de apuestas a los centros escolares determinaba un rendimiento educativo menor para aquellas personas que estaban en esos centros, especialmente, en los sectores de menor renta y en los barrios más populares y de trabajadores», ha explicado.

Ante ello, el ministro de Consumo ha abogado porque, como sociedad, «diseñemos ciudades donde el ocio destinado a los jóvenes» esté lejos de este modelo «perverso» de las casas de apuestas.

Garzón, que ha puesto al Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra como ejemplo en este ámbito, ha deseado que «sean muchos más los ayuntamientos que puedan proliferar a lo largo de todo nuestro país» con este compromiso porque este es «un fenómeno creciente tanto en España como en otros países del entorno europeo».

Por su parte, desde Unidas Podemos por Alcalá han destacado que el municipio se encuentra en la «fase final» de la modificación puntual del PGOU para «impedir la nueva apertura de más casas de apuestas en zonas sensibles de la localidad», siendo de facto «casi imposible» con esta modificación que se instalen nuevas casas de juegos en el casco urbano.

«Más teniendo en cuenta que incluso la OMS define la ludopatía como una enfermedad y no caben criterios que no reconozcan el peligro del juego, por ello hay que trabajar por normas más beneficiosas para la salud de los andaluces y andaluzas que para las casas de apuestas», han concluido.

Fuente: que.es