Casino Barcelona
Casino Barcelona, uno de los casinos de Cataluña

La Generalitat ingresó en 2015 por la tasa fiscal que grava el juego en casinos un total de 19 millones de euros, lo que supone un 9,45 % más que en 2014, tras nueve años de caídas o de ingresos estancados por esta actividad.

Este jueves la Generalitat anunció la reformulación del proyecto inicialmente conocido como BCN World, que cambiará de nombre y tendrá un máximo de dos casinos, frente a los seis previstos cuando se dio a conocer el proyecto.

En mayo de 2014, el Parlamento catalán aprobó, con el respaldo de la extinta federación CiU y del PSC, una reforma legal para rebajar la fiscalidad de los casinos del 55 al 10 %.

Este cambio legal no solo afectará a los casinos que se puedan crear en el complejo de ocio -uno o dos como máximo-, sino que se aplicará también a los cuatro ya existentes en Cataluña, de forma que la recaudación por esta vía se puede ver seriamente afectada con esta rebaja fiscal al 10 %.

Cataluña dispone actualmente del Gran Casino Costa Brava, situado en Lloret de Mar; del Gran Casino de Barcelona, del Casino Castillo de Peralada y del Casino de Tarragona, tres de los cuales propiedad del grupo Peralada.

Según datos de la dirección general de Tributos y Juego de la Generalitat, la Generalitat ingresó por la actividad de los casinos 33,8 millones en 2006; 32 millones en 2007; 30 millones en 2008, 25,6 en 2009; 24,5 en 2010; 23,5 millones en 2011; 20,6 en 2012; 17,3 millones tanto en 2013 como en 2014, y 19 millones en 2015.

Los operadores que aspiran a un casino en el complejo de ocio de Vila-Seca y Salou (Tarragona) son Melco y Hard Rock, por un lado, y el Grupo Perelada aliado con Genting, un gigante británico del juego muy activo en Indonesia.

Todo apunta, según aseguró el jueves el conseller de Economía, Oriol Junqueras, que Melco y Hard Rock se presentarán juntos y, si ganan, operarán un casino cada uno. En caso de que gane Perelada, solo habrá una licencia de casino.

En consonancia con la recaudación a la baja de los casinos, también los ingresos derivados del conjunto de actividades relacionadas con el juego ha ido menguando paulatinamente desde 2006.

Así, la actividad de bingos, casinos, máquinas tragaperras, rifas y apuestas aportó en 2006 un total de 341,2 millones de euros a las arcas de la Generalitat, una recaudación que creció en 2007, con 349 millones, pero que desde entonces ha experimentado una línea descendente.

Así, en 2008 la actividad del juego generó una recaudación equivalente a 315,7 millones en 2008; de 293,7 millones en 2009; de 285,8 millones en 2010; de 267,6 millones en 2011; de 217,6 millones en 2012; de 197,5 millones en 2013; remontó algo en 2014, con 206,2 millones, y volvió a caer en 2015 hasta los 200,1 millones.

Hasta el mes de mayo de este año, Cataluña había ingresado 68,21 millones de euros por los tributos sobre el juego, entre ellos el de los casinos, que había generado 8,1 millones en los primeros cinco meses del año.

Fuente: abc.es