Carla Campos, directora de la Compañía de Turismo de Puerto Rico

La crisis por la pandemia de coronavirus (Covid-19) y el cierre temporal de casinos socavará de manera histórica los recaudos por concepto de la Ley de Juegos de Azar que reciben la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR), la Universidad de Puerto Rico (UPR) y el Departamento de Hacienda. Los casinos dejarán de producir sobre $51 millones.

La UPR sería afectada con una pérdida de $21.4 millones, mientras que la CTPR percibiría una merma de $18.5 millones por debajo de lo presupuestado, según datos ofrecidos a EL VOCERO por la directora ejecutiva de Turismo, Carla Campos.

En el caso de Hacienda, la pérdida para la caja de gobierno se estima en $7.1 millones.

“La disminución representa más de un 30% de los ingresos presupuestados para el año fiscal. Los casinos serían los que recibirían el golpe más fuerte de la baja en los recaudos ya que dejarían de recibir $51.4 millones. No muy lejos se encuentra la distribución al gobierno”, apuntó Campos.

Hace aproximadamente un mes el presidente de la UPR, Jorge Haddock, envió una carta a la Junta Federal de Control Fiscal advirtiendo que la mayor pérdida que tendría la institución académica sería de unos $23.3 millones que responden a los fondos que no se recibirán del gobierno central producto de la Ley de Juegos de Azar.

“La Compañía de Turismo de Puerto Rico es el ente recaudador de los ingresos de las máquinas tragamonedas de los casinos de la Isla. Además, el presupuesto de la corporación pública se nutre de los ingresos de la Operación de Tragamonedas (SMO) y el Impuesto de Habitación (RT). Por primera vez en la historia ambas fuentes enfrentan un panorama de cero recaudos por meses consecutivos”, expresó la titular de Turismo. “Esto presenta un reto monumental en las operaciones del sector privado y del gobierno de Puerto Rico”, puntualizó.

Antes de la pandemia, los ingresos para el año fiscal 2019-2020 —previo a la distribución de la operación— se proyectaron en $320 millones.

Cambios en el ingreso presupuestado

La distribución del ingreso presupuestado para el gobierno era de la siguiente forma: $22,951,261 para Hacienda; $68,853,782 para la UPR; $39,085,315 para CTPR-Fondo Operacional, y $20,603,112 para CTPR-Fondo de Desarrollo. En total, la suma se proyectó en $151,493,469.

“Este estimado fue realizado según la información de los recaudos durante los últimos años y manteniendo una perspectiva positiva para el año fiscal en curso”, dijo Campos. Con la crisis económica y de salubridad que atraviesa el País, la proyección para Hacienda, la UPR, CTPR-Fondo Operacional y el CTPR-Fondo de Desarrollo quedaría, respectivamente, de la siguiente manera: $15,806,558, $47,419,673, $26,918,098 y $14,189,385.

“Esta merma significativa en recaudos no tan solo afecta la salud fiscal del sector privado por medio de los casinos, sino que también tiene un efecto importante en las operaciones de la Compañía de Turismo y su capacidad de desarrollar programas de estímulo al sector turístico en este momento histórico”, apuntó Campos.

Indicó que esta agencia se encuentra “buscando alternativas para brindar liquidez a corporaciones públicas que dependen de ingresos propios, como lo son Prepa (Autoridad de Energía Eléctrica) y Prasa (Autoridad de Acueductos y Alcantarillados)”.

“Se prevé que la CTPR también se vea beneficiada de las reestructuraciones fiscales del gobierno central y de los programas de asistencia federal que tienen como fin atender la emergencia fiscal que ha generado la pandemia en Puerto Rico”, añadió.

EL VOCERO procuró una reacción de Jaime Alex Irizarry, director de la División de Juegos de Azar, pero al cierre de esta edición no se produjo respuesta.

El ingreso en los casinos se vio afectado a principios de año debido a la situación de los terremotos en el suroeste de la Isla. Allí, en momentos de mayor actividad sísmica, se explicó que las operaciones de los casinos en Ponce Plaza, Ponce Hilton y en el Holiday Inn se interrumpieron temporalmente y pudieron abrir pronto en horarios ajustados en aquel momento.

Fuente: elvocero.com