Los almerienses gastan cada vez menos en tragaperras y bingos. El negocio del juego ha vivido un duro ajuste en la última década en la provincia: de un volumen de 233 millones de euros que se generaba en 2007, se ha pasado a 148 millones al cierre de 2015, ……………….

un 36% menos, según los últimos datos computados por la Consejería de Hacienda en la Estadísticas de Juego Privado en Andalucía.

La pérdida generaliza de poder adquisitivo ha hecho mella en este variedad de ocio y la media provincial de gasto per cápita se sitúa en 53 euros, cuando en 2007 rebasaba los 80 euros.Las consecuencias de esta espectacular caída ha tenido también sus consecuencias en el lado de la oferta: Almería cuenta ahora con  2.954 máquinas tragaperras frente a las 4.476 que sumaba hace diez años diseminadas por bares y salas de juego.  No obstante sigue siendo la provincia con una mayor densidad: 4,2 máquinas po cada mil habitantes, seguida de Huelva con 4,1.

También se ha desnutrido el número de bingos en la provincia, al bajar de cuatro  a una sola sala en la actualidad.

Competencia  online

No obstante Almería ocupa aún una posición intermedia en Andalucía, tras Sevilla, Málaga y Cádiz, las tres únicas provincias andaluzas que disfrutan de casinos. Uno de los principales factores que ha contribuido a la merma de esta actividad de forma presencial, han sido las apuestas online que han ido ganando terreno y que no computan aún en esta estadística de juego en Andalucía.

Cuentan con el aliciente de que se trata de apuestas cada vez más imaginativas, sobre el ganador de un campeonato deportivo o de unas elecciones políticas, y, además, sin necesidad de moverse del hogar.

Sin  casino

Las máquinas tragaperras siguen acaparando la mayor parte del volumen de juego total con 141 millones, seguida del bingo con 7,45 millones. La facturación en casinos es nula, al no existir esta modalidad en la provincia. A nivel andaluz destaca Málaga con un volumen de 135 millones en sus dos casinos, donde destacan las recaudaciones en la ruleta, el black jack y el póquer. Las otras dos salas andaluzas están en Sevilla y Cádiz.

El gasto real en la provincia (descontando los premios obtenidos) fue el último año de 37,7 millones de euros,35 de ellos en tragaperras y  algo más de dos en el bingo.

La Estadística del Juego incide también en que en la provincia hay un total de 661 personas (467 hombres y 194 mujeres) que tienen prohibido el acceso a locales y salas de juego por distintas razones.

Fuente: lavozdealmeria.es