Bolsa de Madrid
Bolsa de Madrid

110 grupos de la Bolsa aplican cláusulas de indemnización por despido o cambio de control a consejeros ejecutivos y miembros de la alta dirección. Codere tiene  a cuatro directivos con esta cláusula.

Un total de 110 empresas de la Bolsa incluían en los contratos de sus directivos cláusulas de indemnización o blindaje en el caso de ser despedidos o finalizar su relación laboral como consecuencia de que la sociedad cambie de control en 2016. A ellas se suma, en la mayor parte de los casos, una cláusula de no competencia que les impide trabajar en otra compañía durante un periodo estipulado de tiempo. Veintinueve de estos grupos son del Ibex, donde 759 directivos, sin incluir ArcelorMittal, tenían estas condiciones en sus contratos, tras sumarse Meliá, que la ha firmado a favor de su consejero delegado. A pesar de esta cifra, el índice reduce progresivamente estas garantías a favor de consejeros ejecutivos, altos directivos, técnicos y empleados. Así, el número de 2016 supone un 18,5% menos que hace dos años y un 83 directivos menos que en 2015. No disponen de ellas, Aena, Bankinter, Mapfre y Popular. Se ha unido ACS, que tenía estas condiciones especiales para seis directivos en 2015 (consejeros ejecutivos y miembros de la alta dirección).

Repsol es el grupo que más ha reducido los ejecutivos con blindaje, pero se mantiene como la empresa del Ibex con mayor número, 244, frente a los 309 de 2014, el año en el que otorgó garantías a trece empleados más que el año anterior. Entre ellos, cuatro directores generales (excluidos los consejeros ejecutivos) y 238 directivos. A continuación, Grifols, con 77 ejecutivos, uno menos; y BBVA, que lo ha rebajado en dos, hasta 62. El banco tenía 90 blindajes en 2013.

Cambios También rebajaron el año pasado el número CaixaBank (a 54, 22 menos); Iberdrola (de 52 a 45); y Telefónica, de 48 a 40. Acciona, Acerinox, Amadeus y Gamesa lo bajaron en uno. Entre las que aumentaron, Gas Natural Fenosa, donde pasan de 24 a 30 directivos, mientras que Endesa, Indra y Mediaset suman uno.

El Código de Buen Gobierno recomienda que los pagos por resolución de contrato para los consejeros ejecutivos no superen el equivalente a dos años de retribución anual. En ese sentido, las indemnizaciones pactadas dependen del directivo y su antigüedad, pero suelen oscilar entre seis meses y un máximo de siete años por despido improcedente, una cantidad que, en algunos casos, varía dependiendo de si se produce un cambio en el accionariado.

Muchos grupos incluyen también una obligación de no concurrencia postcontratual. El pacto supone que, una vez finalizado el contrato, no pueden trabajar en empresas del mismo sector. Oscila, en la mayoría de las sociedades, entre uno y dos años de retribución anual adicional.

Recomendación

El Código recomienda también que los contratos incluyan una cláusula que permita a la sociedad reclamar el reembolso de los componentes variables de la remuneración cuando el pago no haya estado ajustado a las condiciones de rendimiento o se haya abonado atendiendo a datos cuya inexactitud quede acreditada posteriormente.

Muchas compañías del Ibex incluyen en los contratos esta cláusula de devolución de la retribución variable (cláusula clawback) que, en algunos casos, no sólo suponen la devolución de la retribución variable si se comprueba la inexactitud de los datos financieros, sino que también se extiende al hecho de que el directivo haya sido sancionado por incumplimiento grave del código de conducta.

Garantías en el «Medium cap».

Dieciocho empresas del Medium cap (el índice que engloba a las veinte mayores compañías por capitalización que no están en el Ibex) tienen cláusulas de blindaje a favor de 69 directivos, en la mayoría de los casos a favor del presidente, consejero delegado o consejeros ejecutivos. Tres grupos suman la mitad de ellas: Logista, con 14; y Applus y Corporación Alba, con 10 cada uno. BME tiene otorgadas estas garantías a seis directivos; Codere, a cuatro; y Colonial, NH Hoteles y Zardoya Otis, a tres. Afecta a dos ejecutivos en el caso de Atresmedia, Catalana Occidente, Ebro Foods, Euskaltel, FCC y Sacyr; y a uno en Almirall, CAF, Cie Automotive y Faes Farma.

Fuente: entornointeligente.com