Con el auge de las apuestas online, la ludopatía no solo renació en sectores etarios longevos sino también en los y las adolescentes, que tienen en sus celulares y computadoras la puerta al mundo de los juegos en línea.

La problemática ingresó en las últimas horas a la Legislatura bonaerense por medio de un proyecto que busca regular por completo a las empresas que se encargan de estas actividades.

Esta ley tiene por objetivo establecer todos los mecanismos para prevenir la ludopatía y limitar el acceso de menores de edad a las apuestas y juegos online. Ya son bastamente conocidos los padecimientos que la ludopatía ocasionan en adultos, pero hoy los adolescentes, debido a su naturaleza curiosa y su menor capacidad para resistir a las tentaciones, son especialmente vulnerables”, expone el autor de la iniciativa, el diputado bonaerense del bloque Acuerdo Cívico (UCR+GEN)Julio Pasqualin.

El proyecto posee 21 páginas en las que se abarcan varios ejes sobre la regulación de las apuestas online, como las licencias, los licenciatarios, las prohibiciones, los sistemas técnicos, el control, los jugadores, el sistema de pagos, las multas y el financiamiento. Todo esto, con el fin de garantizar el orden público, erradicar el juego ilegal y defender los derechos de los participantes.

La iniciativa, tiene en su radio de alcance a todos los juegos en línea “en los que se arriesguen cantidades de dinero, o seudo monedas intercambiables por dinero, sobre resultados futuros e inciertos, con independencia que predomine en ellos el grado de destreza de los jugadores o sea exclusivamente de suerte o azar”.

En este sentido, el texto de Pasqualin pretende que las personas humanas o jurídicas que quieran administrar una plataforma de apuestas online solo puedan hacerlo si tienen una licencia dispuesta por una Autoridad de Aplicación, elegida por el Gobierno bonaerense, para la cual necesitará cumplir una serie de requisitos.

En cuanto a las prohibiciones, las empresas que brinden el servicio de apuestas online no podrán funcionar si atentan contra la dignidad de las personas, a la intimidad personal y a los derechos de la juventud y de la niñez; si realizan delitos, faltas o infracciones administrativas. Por otro lado, no podrán participar de los juegos en línea los menores de edad, los individuos que estén en el Registro de Deudores Alimentarios Morosos, los accionistas y propietarios de la empresa, el personal de Lotería y Casinos, y los entrenadores, deportistas y árbitros que estén involucrados en el deporte comprendido en la apuesta online.

Según Pasqualín, para entrar en los juegos en línea los adolescentes crean un perfil falso a partir de datos de su madre, padre o tutor, y utilizan billeteras virtuales para apostar, mayoritariamente con dinero entregado por sus adultos responsables para cubrir gastos que nada tienen que ver con esta actividad. “La falta de conciencia del dinero, asociado a la falta de madurez sobre el control de los impulsos de los niños, hacen que en muchas ocasiones la familia sufra un daño económico para mantener una industria que inescrupulosamente explota esta posibilidad sin tomar una política activa preventiva“, denuncia el diputado.

En esta línea, los licenciatarios deberán prevenir la ludopatía por medio de una función que le permita al jugador establecer límites de depósitos, otra para que pueda solicitar su exclusión temporal o permanente del juego en línea como así también una restricción horaria, y una alerta que le avise al participante que ya inició en la plataforma ese día.

Ver el Proyecto de Ley