Hotel Sofitel Montevideo Casino Carrasco

La Intendencia de Montevideo rechazó un recurso interpuesto por Carrasco Nobile S.A. empresa a la que en abril intimó a que le pague una deuda acumulada de más de US$ 1.300.000.

La concesionaria del Hotel Casino Carrasco señaló que de acuerdo a lo «pactado» con la comuna, lo que se le pide que pague no integra el canon de la concesión. Entiende que la diferencia que se le reclama radica en que la IMM toma como «ingreso» montos que no se encuentran en su balance por tratarse de ventas a crédito.

De acuerdo a la impugnación presentada por la empresa, los «ingresos» que deben ser tomados en cuenta para el pago del canon no incluyen las ventas a crédito o la nueva modalidad de juego implementada para clientes vip, «que no es más que una forma de financiamiento o la concesión de una línea de crédito que el casino ofrece al cliente para la adquisición de fichas en base al monto apostado, mediante la suscripción de un título de valor».

La Intendencia respondió que estas herramientas son utilizadas por el casino «a efectos de atraer su clientela», pero aclaró que «no tienen relación» con el pago que debe hacerse de acuerdo al pliego del llamado a licitación. «Una vez perfeccionada la venta de fichas, el importe de tal venta es el que ha de computarse mes a mes a efectos del cálculo (…), con prescindencia de la fecha en la que la concesionaria reciba efectivamente el pago de parte del cliente o del tercero que actúe como sujeto titular del crédito concedido para la adquisición de fichas», sostuvo la IMM.

La Intendencia entiende que la venta de fichas constituye un negocio entre el casino y el cliente, «que se perfecciona con el acuerdo de voluntades entre ambos: el apostador acepta el precio y al abonarlo, mediante la forma de pago habilitada por el casino (contado o crédito) recibe las fichas y queda habilitado para utilizarlas en los juegos».

Según la IMM, «esta relación jurídica vincula exclusivamente al casino con su cliente y es un negocio en el que la administración resulta ser un tercero ajeno a éste. Las herramientas comerciales que utilice la empresa con el propósito de atraer o fidelizar su clientela resultan totalmente ajenas a la relación concesionaria-Intendencia».

La deuda.
A comienzos de abril, el intendente Daniel Martínez resolvió intimar al Sofitel Montevideo Casino Carrasco & Spa por el incumplimiento del canon de vencimiento anual, cuyo plazo de pago había vencido el 7 de marzo. La Intendencia sostuvo entonces que el monto del pasivo ascendía a $ 44.700.040 (algo más de US$ 1.300.000), cifra que «se ha incrementado por adeudos generados en el mes de enero y de febrero». La intimación y los plazos de pago están previstos en el pliego del llamado a licitación, por el cual fue adjudicado el hotel en junio de 2009.

El director de Desarrollo Económico de la Intendencia, José Saavedra, dijo entonces a El País que se trata de la primera vez que la empresa se atrasa en el pago del canon.

En tanto, el gerente del Hotel Casino Carrasco, Ignacio García, aseguró a El País que la empresa «técnicamente ha pagado el 100%» de sus deudas y que lo que se estaba negociando era «el nuevo modelo de negocio». También indicó que la firma tiene depositada una garantía de US$ 4 millones, que puede ser ejecutada por la Intendencia en caso que corresponda.

«Hay una diferencia de interpretación sobre el canon variable. El canon fijo y el de las máquinas (el que se paga por ganancia del casino) lo tenemos 100% en regla y al día. Lo único que existe es una pequeña diferencia, dentro de la liquidación variable, por el desarrollo del modelo VIP», indicó García.

Fuente: elpais.com.uy