Imagenes de la visita a San Mamés

Con el objetivo de recompensar la fidelidad de sus hosteleros vizcaínos, KIROLBET, la Casa de Apuestas Oficial del Athletic Club organizaba ayer un evento en el majestuoso estadio de San Mamés.

El evento comenzó a las 19:00 de la tarde en los aledaños del estadio del club rojiblanco donde la intriga y la tensión por lo que les esperaba se palpaba entre los allí convocados. Se trataba de 30 hosteleros vizcaínos que cuentan con una terminal de KIROLBET para ofrecer a sus clientes la mejor experiencia de apuesta.

El director de Marketing del Athletic Club, como maestro de ceremonias, dirigía a los asistentes al anillo VIP, donde pudieron visitar el Palco Presidencial sintiéndose por un segundo presidentes su club de toda la vida.

El momento institucional de la visita, llego cuando representantes de KIROLBET pudieron agradecer la fidelidad de sus hosteleros en la sala de prensa bilbaína. Los asistentes destacaron que los vínculos estrechados con los trabajadores de KIROLBET iban más allá del ámbito profesional, convirtiéndose en compañeros de viaje.

Uno de los momentos más emotivos del acto se encontraba en un lugar al que muy pocas personas pueden acceder; el vestuario de los jugadores rojiblancos. La camiseta oficial del Athletic con el nombre de cada bar esperaba colgada en el lugar de sus ídolos; “Ha sido muy emocionante, no puedo explicar lo que he sentido al ver el nombre de mi bar en el sitio de Aduriz” comentaba uno de los hosteleros.

Por si todo esto fuera poco, una última sorpresa aguardaba en una de las salas de San Mamés. Los jugadores de la 1ª plantilla Kepa Arrizabalaga y Aymeric Laporte recibieron al grupo en lo que se convirtió el momento cumbre de la visita. Los hosteleros de KIROLBET pudieron charlar con los jugadores que se prestaron encantados a firmar sus camisetas así como inmortalizar el momento con una foto.

KIROLBET vuelve a mostrar su implicación con los hosteleros que se deciden por sus terminales ofreciendo experiencias que seguro, tardan mucho en olvidar.

A CASA QUE EMOCIONA A SUS HOSTELEROS EN SAN MAMÉS

Con el objetivo de recompensar la fidelidad de sus hosteleros vizcaínos, KIROLBET, la Casa de Apuestas Oficial del Athletic Club organizaba ayer un evento en el majestuoso estadio de SanMamés.

El evento comenzó a las 19:00 de la tarde en los aledaños del estadio del club rojiblanco donde la intriga y la tensión por lo que les esperaba se palpaba entre los allí convocados. Se trataba de 30 hosteleros vizcaínos que cuentan con una terminal de KIROLBET para ofrecer a sus clientes la mejor experiencia de apuesta.

El director de Marketing del Athletic Club, como maestro de ceremonias, dirigía a los asistentes al anillo VIP, donde pudieron visitar el Palco Presidencial sintiéndose por un segundo presidentes su club de toda la vida.

El momento institucional de la visita, llego cuando representantes de KIROLBET pudieron agradecer la fidelidad de sus hosteleros en la sala de prensa bilbaína. Los asistentes destacaron que los vínculos estrechados con los trabajadores de KIROLBET iban más allá del ámbito profesional, convirtiéndose en compañeros de viaje.

Uno de los momentos más emotivos del acto se encontraba en un lugar al que muy pocas personas pueden acceder; el vestuario de los jugadores rojiblancos. La camiseta oficial del Athletic con el nombre de cada bar esperaba colgada en el lugar de sus ídolos; “Ha sido muy emocionante, no puedo explicar lo que he sentido al ver el nombre de mi bar en el sitio de Aduriz” comentaba uno de los hosteleros.

Por si todo esto fuera poco, una última sorpresa aguardaba en una de las salas de San Mamés. Los jugadores de la 1ª plantilla Kepa Arrizabalaga y Aymeric Laporte recibieron al grupo en lo que se convirtió el momento cumbre de la visita. Los hosteleros de KIROLBET pudieron charlar con los jugadores que se prestaron encantados a firmar sus camisetas así como inmortalizar el momento con una foto.

KIROLBET vuelve a mostrar su implicación con los hosteleros que se deciden por sus terminales ofreciendo experiencias que seguro, tardan mucho en olvidar.