actualizado: 7 Aug 2020

n Recibir el Boletín diario con las últimas noticias del sector

La CEJ, preocupada por la crisis de reputación, insta a cumplir escrupulosamente la normativa de juego.

La difícil situación por la que atraviesa en la actualidad la industria del juego privado en España obliga a todos los subsectores a llevar a cabo un cumplimiento exhaustivo de las normativas, al objeto de evitar un mayor deterioro esta actividad.

“Dado que las campañas contra el sector están haciendo mella en nuestra reputación, el cumplimiento de la legislación se hace más necesario que nunca para evitar que las
autoridades promuevan medidas de castigo contra nuestra industria, pese a que siempre se ha cumplido con los estándares de juego responsable”, ha declarado
Fernando L. Henar, presidente de la CEJ, al término de la reunión del Comité Ejecutivo
de la patronal del bingo.
Horarios, menores y prohibidos, las preocupaciones de las Administraciones, obligan
a un control escrupuloso que no solo evite sanciones sino que demuestre que el
sector del juego en España cumple con los requisitos legales. Para la CEJ hay que
actuar sin fisuras en los aspectos más polémicos, pese a la baja tasa de juego
compulsivo y los contados casos de infracción por entrada de menores o prohibidos.
El Comité Ejecutivo de la CEJ considera injusta la ofensiva mediática y social contra el
juego privado, pero advierte que como nuestra opinión no se escucha, planean
nuevas leyes restrictivas del juego presencial en muchas CCAA mientras el Gobierno
central retrasa sin justificación el reglamento de publicidad de las apuestas online.
Esta situación tan negativa, aunque focalizada en salones y locales de apuestas, va en
detrimento de otros subsectores como el bingo.
“Según nuestros cálculos, el bingo va a decrecer en 2019 en torno a un 0,6%, añade
Henar; y con 10 CCAA en números rojos el panorama es muy pesimista para el año
que viene si no se sigue reduciendo la fiscalidad hasta el 10% que necesitamos”.
Etiquetada bajo