La emblemática empresa de cartas de Vitoria Naipes Fournier está actualmente en venta después de que su propietaria, la multinacional estadounidense Newell Brands, haya decidido abrirse a otros mercados.

Su precio se estima en siete o doce veces su ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones), que a su vez podría tener un valor de 480 millones de euros.

Desde que en 2016 Newell Rubbermaid adquiriera la firma vasca del conglomerado Jarden Corporation, la corporación con sede en Atlanta no solo ha cambiado su nombre, sino también su plan de negocio. Su decisión de dejar de tener acciones en algunas de sus más de 200 marcas es consecuencia de la reestructuración empresarial que están llevando a cabo y que les llevará a producir bienes de consumo masivo.

Con 150 años de historia, no es la primera vez que la empresa fundada por Heraclio Fournier debe enfrentarse a un momento crítico como el actual. En 1986, la sociedad pasó a formar parte de The United States Playing Cards Company, que se quedó con el 90% de las acciones, mientras que el 10% restante siguió en la familia como lo había hecho en su totalidad hasta entonces.

Años más tarde ya entrarían en escena los actuales propietarios. Sea como sea, lo cierto es que la trayectoria de la Naipes Fournier la abala como una de las mayores compañías responsables de la fabricación de naipes del planeta. La presencia de una baraja de cartas de esta firma no solo la encontramos en las casas de los españoles, sino también en casinos de medio mundo.

En concreto, Naipes Fournier controla el 35% de las salas a nivel mundial, lo que se traduce en el 90% en Europa y el 70% en Latinoamérica y Oriente Próximo. Es de destacar, además, que en ciudades tan importantes en el sector como Las Vegas, Manila, Londres o Montecarlo se juegue con sus cartas o que en Sudáfrica todos los casinos también utilicen barajas producidas en la fábrica alavesa.

Pese a que en 2017 la producción de más de 10 millones de barajas dio beneficios al holdingcon base en el estado de Georgia, no hay que dejar de tener en cuenta la envergadura que supone en la actualidad el negocio de los casinos en línea, que hacen que ya no sea necesario tener cartas de forma física, lo que inevitablemente pone en peligro empresas del estilo de Naipes Fournier. De esta manera u otra, New Brands aún no ha encontrado nuevo dueño. De lo que no cabe duda, no obstante, es de que los tiempos han cambiado y deberá de encontrar nuevas formas para poder subsistir en un mundo que, guste o no, se encamina hacia una sociedad completamente digital.

Fuente: elpais.bo