actualizado: 22 Oct 2017

Boletín diario con las últimas noticias del sector

La facturación del bingo en España ha caído un 50% en 10 años

Las ganas de cantar bingo se están perdiendo con el paso de los años. El negocio de este tradicional juego de azar ha caído en picado en la última década. El sector del bingo ha perdido un 50% de sus ingresos en los últimos diez años y se han cerrado el 30% de sus salas.

En 2006, el bingo en España facturó 3.694 millones de euros y existían 447 salas abiertas, según los datos de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ). Diez años después, el número de salones dedicados a este juego de azar se sitúa en 309 y la recaudación se ha reducido hasta los 1.975 millones.

También, los márgenes brutos del bingo, diferencia entre los ingresos y los premios entregados, se han reducido en un 12% en los últimos cinco años, de 658 millones de euros en 2011 a los 578 millones alcanzados en los últimos datos de 2016.

Pero los dos últimos años han dado algo de luz a este mermado sector. Tras encadenar ochos años de bajada de ingresos, en 2015 sus ingresos repuntaron un 4% y en 2016 han logrando un incremento del 3% con respecto al año anterior. Junto a ello, la creación de salas de bingo ha vuelto a recuperar el saldo positivo tras más de ocho años de caída.

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS AL RESCATE

Mientras que la recaudación en la modalidad de bingo tradicional (cartón físico) no ha dejado de menguar, otra alternativa presencial de este juego ha crecido: el bingo electrónico. Los ingresos de este formato alcanzaron los 152 millones en 2016, lo que representa un aumento del 913% desde 2011, según los datos de DGOJ.

No obstante y pese a este gran incremento, el bingo electrónico no alcanza ni el 8% de la facturación total. Otra alternativa a la crisis tradicional es el bingo online. Los ingresos de este juego de azar en la red han aumentado cerca de un 600% en los últimos cinco años, hasta los 71 millones de euros.

UN 42% DE SU INGRESOS EN IMPUESTOS

De los 1.752 millones de euros recaudados en 2016 por el bingo tradicional, sin contar el electrónico ni el online, el 68,3% se destina al pago de los premios, como apunta la Confederación Española de Organizaciones de Empresarios de Juego de Bingo (CEJ).

Por su parte, de los 555,6 millones de margen de ingresos que estiman desde la Confederación, 232,8 millones fueron destinados al pago de impuestos, un 42%, y los 322,8 millones restantes fueron los ingresos netos. Otra de las cifras que hay que destacar de este sector son los 8.250 empleos directos y más del doble de manera indirecta que genera, según la CEJ.

UN CAMBIO GENERACIONAL

El bingo también se ha visto castigado por la crisis económica. Pero el sector también ha sufrido en este período un cambio generacional. Según señala el estudio “Percepción social sobre el juego de azar en España 2017” realizado por la Universidad Carlos III y Codere, “los bingos están cambiando sus públicos. Un efecto de la crisis ha sido el repliegue de las generaciones maduras”, el principal motivo del aumento de la recaudación en los nuevos formatos.

Además, esta investigación indica que la recuperación económica está haciendo que clientes más jóvenes contemplen este juego de azar como alternativa de ocio, aunque su frecuencia de visita sea menor que las generaciones anteriores. “Sin duda, esta evolución de sus clientes se debe a gestiones empresariales que están cambiando la imagen de estas salas de juego y convirtiéndolas en centros de entretenimiento”, señala esta investigación.

Tres millones de personas han ido a un bingo en 2016, según este estudio. Esto equivale a una estimación media de 12,5 visitas al año por persona, teniendo en cuenta que en 2016 hubo 37,5 millones de visitas a las salas de bingo, según el último Anuario del Juego. “Esta cifra media parece razonable ya que entre los clientes de bingo hay una elevada tasa de asistencia regular, por encima de una o dos veces al mes”, recoge esta investigación. Por lo tanto, el futuro del sector del bingo pasa por las nuevas generaciones y las tecnologías, aunque este proceso puede poner en peligro el mantenimiento de la tradicionales salas de bingo.

Fuente: bolsamania.com

Etiquetada bajo