El expresidente del grupo Cirsa, Manuel Lao y su hijo y Manuel Lao

La irrupción de los exdueños de la mayor red de casinos de España en la socimi del Ibex comenzó en noviembre y se ha intensificado desde marzo en simultáneo a la Covid-19. «No estamos configurados como un holding que entra y sale rápidamente de las empresas; es un plan a largo plazo», aseguran.

La familia Lao apuesta ya un tercio de la fortuna que obtuvo por la venta del grupo de casinos Cirsa a Blackstone en 2018 en la socimi del Ibex 35 Merlin Properties, según se desprende de las cuentas de la sociedad Nortia, que canaliza el fondo de inversión de los Lao, a las que ha tenido acceso Vozpópuli.

Según dichas cuentas, Nortia ingresó algo más de 600 millones de euros por la venta de sus acciones en la mayor red de casinos de España, fundada por el propio Manuel Lao en 1978, al mayor fondo de inversión inmobiliaria del mundo. A cierre del ejercicio 2018, Nortia totalizaba unos 800 millones en fondos propios.

La sociedad inversora que dirige Manuel Lao (75) y de la que sus hijos Manuel, Esther e Ingrid son consejeros, superó el 3% en Merlin el pasado 24 de marzo -convirtiéndose en segundo accionista, por delante de BlackRock (3,99%) y por detrás del Banco Santander (22,27%)- hasta alcanzar el 6,27% el día 31.

Al cierre de ese día, su participación en la socimi que dirige Ismael Clemente se valoraba en 200 millones de euros, frente a los más de 350 millones que hubiera costado antes de la actual crisis provocada por la Covid-19. A cierre de este viernes, valía cerca de 250 millones.

A preguntas de este periódico, desde Nortia señalan que la irrupción en Merlin es algo que «llevaba tiempo analizándose, por la muy buena gestión de la socimi» y que comenzó a concretarse el pasado mes de noviembre, si bien en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores constan participaciones a partir del 24 de marzo.

«La bolsa ha bajado, pero no estamos configurados como un holding que entra y sale rápidamente de las empresas; buscamos reforzar el producto de las empresas españolas que lo están haciendo bien», aseguran desde Nortia. Añaden que en 2019 iniciaron inversiones dirigidas a poner en valor otras empresas españolas de distintos sectores (inmobiliario, restauración,…), sin dar nombres.

«Plan de largo plazo»

La irrupción del fondo de los Lao en Merlin coincide en el tiempo con la aprobación de la Operación Chamartín y la entrada en ella de Merlin, que adquirió el 31 de octubre un 14,4% de la promotora de la OperaciónDistrito Castellana Norte, con la aspiración de liderar algún día el proyecto.

La Operación Chamartín, rebautizada como Madrid Nuevo Norte por la etapa de Manuela Carmena en el ayuntamiento de la capital, es ya oficialmente el mayor proyecto urbanístico en marcha en España, con una inversión prevista superior a los 7.000 millones en 24 años. El proyecto fue aprobado de manera inicial por el conjunto de las fuerzas políticas del ayuntamiento de Madrid en julio de 2019 y de forma definitiva por los técnicos de la Comunidad de Madrid dirigida por Isabel Díaz Ayuso el pasado día 25 de marzo.

Desde Nortia reconocen que la Operación Chamartín es un «elemento importante» dentro de Merlin pero aseguran igualmente que «no es la piedra angular del proyecto, sino Merlin y su gestión».

Señalan igualmente que su apuesta por la socimi «es un plan de largo plazo» que busca «poner en valor la labor empresarial que viene realizando» la gestión de Clemente, con quien el entorno de los Lao asegura tener «muy buena relación».

«Merlin es una buena empresa para invertir por lo que ha hecho estos dos últimos años y lo que prevé hacer», resumen.La socimi, con activos por cerca de 13.000 millones y una capitalización bursátil ahora cercana a los 4.000 millones, tiene ya comprometidos unos 400 millones de euros de inversión en Madrid Nuevo Norte, su principal apuesta de futuro.

El pasado jueves la compañía anunció la suspensión del dividendo por la crisis de la Covid-19, y la no implementación en 2020 de las remuneraciones variables a corto e incentivos a largo a su equipo directivo -que llegaron a situar al propio Clemente en el top five de los directivos mejor remunerados del Ibex-, así como una rebaja salarial para ellos del 25%.

Paralelamente, la inmobiliaria informó que sufragaría, con fondos propios y de sus empleados, la donación de cuatro robots de realización de tests de coronavirus (que habrían valido 100.000 euros cada uno, 400.000 euros en total, informó El Confidencial) al instituto de salud Carlos III y los centros sanitarios de La Paz, en Madrid, y Vall d’Hebron y Clinic, en Barcelona. Ello, dentro de un proyecto de colaboración público-privada junto «a los ministerios de Hacienda, Interior, Exteriores y Ciencia e Innovación» y «las empresas Manpower Group, Inditex, Apple, Correos, Ikea, LLYC y Telefónica, quienes han aportado los ingenieros, logística, equipamiento e infraestructuras necesarios para la puesta en marcha de los robots».

Merlin prevé que la Covid-19 tenga un impacto de hasta el 10% en sus cuentas. En 2019, ingresó 514 millones de euros en rentas (el 91% del negocio en España y el otro 9%, en Portugal, con un Ebitda recurrente de 425,5 millones), operando en oficinas (45% de los ingresos por rentas), centros comerciales (21%), logística (16%), arrendamientos netos de largo plazo (15%) y otros (2%). El beneficio contable fue de 563 millones, no comparables a los 854 millones de 2018 por ser este el año en el que la socimi vendió por 321 millones su parte en Testa Residencial al propio Blackstone.

Fuente: vozpopuli.com