actualizado: 10 Aug 2022

n Recibir el Boletín diario con las últimas noticias del sector

La necesaria formación y educación de nuestros adolescentes ante el riesgo de adicciones tecnológicas

En la última semana se han sucedido una serie de noticias preocupantes: en Castellón se daba el caso del primer adolescente adicto a Fortnite, sus médicos relataban que para su tratamiento se habían utilizado terapias propias de un adicto a la heroína; también se hacía público que Facebook ocultó que Instagram dañaba la salud mental de sus usuarios, ya que existía un informe que alertaba de que creaba depresión, ansiedad y pensamientos suicidas en sus usuarios, que no vio la luz.

Hoy mismo hemos subido a nuestra sección de “otras noticias relacionadas” un par de impactos muy significativos. El primero de ellos enlaza con una investigación realizada por The Wall Street Journal, que ha tratado de averiguar el comportamiento del algoritmo de TIK TOK creando una serie de cuentas ficticias mediante Bots, las cuales se han hecho pasar por menores de 13 años, para terminar mostrando el proceso por el que el algoritmo de esta aplicación conduce a que, en determinadas circunstancias, se termine ofreciendo vídeos de sexo y drogas a menores.

El mismo periódico publica otro interesante artículo, cuyo enlace también ofrecemos en nuestra sección “otras noticias relacionadas”, del Dr. Lembke, psiquiatra y profesor en la Universidad de Stanford, basado en su nuevo libro «Dopamine Nation: Finding Balance in the Age of Indulgence» (Nación de la dopamina: Encontrar el equilibrio en la era de la indulgencia).

El artículo trata sobre el efecto de las adicciones digitales y sus consecuencias sobre el circuito de la dopamina, y reflexiona sobre las crecientes tasas de depresión y ansiedad en países ricos como los EE. UU., que pueden ser el resultado de que nuestros cerebros se enganchen al neurotransmisor asociado con el placer. Recomendamos su atenta lectura.

Todos estos impactos, cuyo crecimiento por desgracia vamos a ir observando, nos hacen reafirmarnos en que la senda iniciada por el Proyecto FES es la correcta, ya que el dotar a colegios, adolescentes y familias, de herramientas de alerta ante estas posibles adicciones, para comenzar con ellos el camino de la prevención, es la manera más eficaz para ayudar a nuestra sociedad en la sensibilización ante estos riesgos. Sin duda, es otro aliciente más que nos llevará, a lo largo del curso que comienza, a seguir trabajando intensamente para hacer llegar el Proyecto FES a todo el territorio nacional.

Fuente: juegosostenible.es

Etiquetada bajo