Los agentes de la Brigada de Juegos y Espectáculos de la Policía Foral realizaron durante el año pasado un total de 2.221 inspecciones relacionadas con la actividad del juego en la Comunidad Foral y tramitó siete denuncias por la comisión de alguna irregularidad. Navarra tiene transferidas las competencias en materia de control del juego.

La Memoria del Juego en Navarra 2017 indica que el mayor número de inspecciones llevadas a cabo tuvieron como objetivo las máquinas tragaperras, ya que los agentes del Cuerpo autonómico realizaron 1.270 controles a máquinas de este tipo, que se saldaron con tres denuncias. Asimismo, los agentes completaron 377 inspecciones a máquinas auxiliares de apuestas deportivas (0 denuncias);238 a juegos menores (2 denuncias);202 a rifas, tómbolas y combinaciones aleatorias (0 denuncias);94 a salones de juego (1 denuncia);y 40 a bingos (1 denuncia). El número de irregularidades fue el mismo que en el ejercicio de 2016.

Fuente: Diario de Navarra