Logo de la Junta de Castilla y León
Junta de Castilla y León

El proceso de reducción de cargas administrativas para la puesta en marcha de negocios emprendido por la Junta de Castilla y León ha superado hoy un nuevo trámite al pasar por la denominada Comisión de Simplificación Administrativa para la Dinamización Empresarial.

En este foro, el vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, y la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, han informado a los asistentes del contenido del proyecto de ley de Reducción de Cargas Administrativas, aprobado por el Consejo de Gobierno de la Junta hace más de un mes.

Además, ambos representantes del Ejecutivo se han referido también al decreto que permitirá suprimir el trámite de licencia ambiental a más de 70 actividades económicas y sobre el Servicio Unificado de Apoyo Empresarial.

La pretensión del Gobierno autonómico es que la futura Ley de Medidas de Reducción de Cargas Administrativas para la Dinamización Empresarial modifique hasta tres leyes autonómicas para «ponérselo fácil» a los empresarios de la Comunidad, a quienes espera ahorrar unos 6,5 millones anuales, según los cálculos realizados por el vicepresidente cuando el proyecto de ley fue aprobado.

La Junta confía en que estos cambios normativos y este ahorro en tramitaciones y simplificación del ‘papeleo’ servirá a los empresarios para acometer nuevos proyectos y para «generar más empleo».

En concreto, las leyes que serán modificadas de prosperar esta iniciativa serán las de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad, la Reguladora del Juego y de las Apuestas y la de Montes.

Las estimaciones de la Junta de Castilla y León son que con la aplicación de esta nueva normativa se reducirán a un día algunos plazos administrativos que hasta ahora pueden extenderse durante varios meses.

Los cambios afectarán inicialmente a los restaurantes, las industrias agroalimentarias, explotaciones ganaderas, establecimientos sanitarios sin internamiento e industrias vinculadas a los recursos forestales, que verán reducidos algunos plazos y exigencias a la hora de abrir o poner en marcha nuevas líneas de negocio, como la posibilidad de ubicar una máquina tragaperras en un bar.

En el caso de la modificación de la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, el principal cambio radica en que se sustituye la exigencia de una licencia ambiental para abrir un negocio por una simple comunicación, con lo que logra reducirse el plazo de dos meses a un día.

Otros trámites como el establecimiento de horarios, las condiciones de admisión a un local y la ubicación de máquinas tragaperras también se ven beneficiados por estos cambios normativos, que prevén también para el sector del juego unas modificaciones que harán más fácil su implantación.

En concreto, los casinos, bingos, salones de juego y casas de apuestas verán cómo las distancias que deben mantener sus ubicaciones respecto a colegios se iguala a los 300 metros, de lo que principalmente se beneficiarán los bingos, ya que hasta ahora «chirriaba», en palabras del consejero, que su alejamiento tuviera que ser de un kilómetro.

Fuente: abc.es