Tracey Crouch, secretaria de Estado de Deporte y Sociedad Civil británica

La secretaria de Estado de Deporte y Sociedad Civil británica, Tracey Crouch, ha dimitido tras conocerse que el Gobierno retrasará la aplicación de una reducción de las apuestas máximas en las máquina de juego. La norma, impulsada por la diputada conservadora, establece que el tope pase de las 100 libras actuales (113 euros) a dos.

En la carta de renuncia que envió a la primera ministra británica, la también conservadora Theresa May, Crouch tachó de «injustificable» el retraso en la aplicación de la medida y aseguró que «no hay razón» para que esta legislación no comience a aplicarse antes de octubre de 2019.

A principios de semana, el ministro de Economía británico, Philip Hammond, presentó el nuevo Presupuesto del Estado para 2019, anunciado que la reducción propuesta por Crouch no comenzará a aplicarse hasta dentro de un año.

«Con gran pena tengo que renunciar a uno de los mejores trabajos en el Gobierno», escribió la política conservadora en la misiva, en la que recordó la buena acogida que tuvo esta iniciativa cuando fue anunciada el pasado mes de mayo.

El Ejecutivo tory informó de este cambio tiene como objetivo atajar el número de personas adictas a este tipo de máquinas electrónicas, en las que la gente puede apostar hasta 100 libras (113 euros) cada veinte segundos, lo que le ha llevado a ser denominada como «la cocaína de los juegos de azar».

Para la política, la reducción a dos libras (2,2 euros) e3 la apuesta máxima supone un «compromiso para proteger a las personas más vulnerables frente a los intereses de las grandes empresas».

Crouch ocupaba desde 2015 el cargo de secretaria de Deporte y Sociedad Civil y, desde el pasado enero, también estaba al cargo de la nueva Secretaría de Estado para tratar  el problema de la soledad en el Reino Unido. Ese departamento es una iniciativa que impulsó la diputada laborista Jo Cox, asesinada en junio de 2016 tras recibir varias puñaladas y disparos de un hombre relacionado con la ultraderecha.

Fuente: eldiario.es