actualizado: 2 Dec 2020

n Recibir el Boletín diario con las últimas noticias del sector

Las casas de apuestas redujeron un 71% gastos en publicidad por la pandemia

Antes del Real Decreto llegó la pandemia: los operadores del juego en línea, a quienes la ley obligará a extinguir sus contratos con los clubes deportivos al final de esta temporada, invirtieron en el segundo trimestre del año un 71,19 % por ciento menos en publicidad que en el trimestre anterior.

Según el informe trimestral sobre la evolución del juego online correspondiente al periodo entre abril y junio de 2020, publicado este mes de octubre por la dirección general de Ordenación del Juego del Ministerio de Consumo, los operadores del juego invirtieron en márketing en ese periodo 40,62 millones de euros, con un decrecimiento trimestral del 65,65 %.

Desglosada la inversión por apartados, destinaron 6,66 millones a gastos de afiliación, 4,32 millones a patrocinio, 12,47 a promociones y 17,16 millones a publicidad.

Respecto al trimestre anterior, las principales caídas corresponden al -70,55 % en promociones y al -71,19 % en publicidad.

La razón de estos descensos hay que buscarla, por un lado, en el cierre de las principales competiciones deportivas y, por otro, en el Real Decreto Ley 11/2020 del pasado 31 de marzo, por el que se adoptaban medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente a la COVID-19.

En su artículo 37, este RDL prohibía «las comunicaciones comerciales que de forma implícita o expresa» hicieran referencia «a la situación de excepcionalidad que deriva de la enfermedad COVID-19» o interpelasen «al consumo de actividades de juego en este contexto».

Asimismo, durante el tiempo de vigencia de la declaración del estado de alarma del 14 de marzo, se prohibían «las actividades de promoción dirigidas a la captación de nuevos clientes o de fidelización de clientes existentes» que ofrecieses «cuantías económicas, bonos, bonificaciones, descuentos, regalos de apuestas o partidas, multiplicadores de cuotas o premios o cualquier otro mecanismo similar».

Las comunicaciones comerciales quedaron restringidas «a la franja horaria comprendida entre la 1 y las 5 de la mañana».

Como consecuencia, los 59,5 millones de euros que los operadores del juego en línea se gastaron en publicidad entre enero y marzo se redujeron a 17,1 millones entre abril y junio. En patrocinio, la mengua fue de 6 a 4,3 millones. Y en bonos, de 42,3 a 12,4.

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha enviado una carta este miércoles a los presidentes de los 25 clubes de fútbol de Primera y Segunda que han firmando contratos de publicidad para los próximos años con empresas de apuestas para advertirles de que deben extinguirlos al final de la temporada.

Garzón les indica también que su Ministerio llevará al Consejo de Ministros en los próximos días el real decreto que regulará la publicidad del juego.

Pese a la pandemia y sus consecuencias en el calendario deportivo, el informe publicado por la dirección general de la Ordenación del Juego recoge que los operadores tuvieron en el segundo trimestre un GGR (margen de beneficios) de 208,85 millones, una disminución de solo el 4,18 % respecto al trimestre anterior y un aumento del 17,71 % respecto al mismo trimestre de 2019.

Por segmentos, esos 208,85 millones de GGR se distribuyeron en 68,15 millones por las apuestas (32,63 %); 5,05 millones por el bingo (2,42 %); 93,54 por el casino (44,79 %); 3,92 por concursos (1,88 %) y 38,2 por póquer (18,29 %).

El segmento de las apuestas tiene, según el informe, «una tasa de decrecimiento respecto al trimestre anterior del -38,38 % y del -20,79% respecto del mismo trimestre del año anterior».

La curva que muestra la evolución del beneficio por apuestas para los operadores a lo largo del año refleja nítidamente el efecto de la pandemia: en enero, 43,2 millones; en febrero, 40,2; en marzo, 27,1 (en ese mes, los beneficios por las apuestas fueron sobrepasados por los del casino); en abril, 13,9 (sobrepasadas también por el póquer); en mayo comienza la remontada, con 19,6 millones; y en junio, 34,5, de nuevo en primer lugar entre todos los segmentos.

Desde el punto de vista de los apostantes, si en el primer trimestre del año se gastaron en apuestas deportivas convencionales 524,6 millones, en el segundo trimestre fueron 288,8 millones.

En apuestas en directo, los 967,2 millones gastados en el primer trimestre quedaron reducidos a 698,5 millones en el segundo.

Las apuestas deportivas de contrapartida convencionales disminuyeron un 48,60 % y las apuestas en directo un 34,90 % sobre las cifras de los tres primeros meses de 2020.

La media mensual de cuentas de juego activas (al menos una apuesta en un mes) fue entre abril y junio de 642.938, un 29,4% menos que entre enero y marzo y una variación anual del -25,35%.

En cuanto a nuevas cuentas, la media mensual fue de 137.930 usuarios, con una disminución trimestral del 53,15 % y anual del 41,02 %.

Fuente: lavanguardia.com

Etiquetada bajo