Cordish
Recreación del proyecto de Cordish para Torres de la Alameda

Una semana después de que la Comunidad de Madrid rechazara el proyecto «Live! Resorts Madrid-España» con el que la empresa norteamericana Cordish pretendía levantar un macrocomplejo de ocio en la localidad madrileña de Torres de la Alameda, el vicepresidente de la compañía, Abraham Rosenthal, aterrizó ayer en Madrid para salvar su megaproyecto de ocio.

En una entrevista con ABC, desveló la sorpresa ante la negativa del Gobierno regional y afirmó que su empresa tiene liquidez para el proyecto «sin pedir créditos». Además, desveló algunos de los proyectos diseñados para la extensa zona del megacomplejo.

Rosentahl recordó que para el área central, una empresa quiere contar con 20.000 metros cuadrados de espacio comercial. Mientras, en el lado oeste, desveló la construcción de una laguna de seis hectáreas donde se podrán practicar deportes acuáticos, y con la posibilidad de albergar una playa de arena a 30 minutos de Madrid. También señaló la apertura de un museo infantil y la puesta a punto de un circuito pedestre de 4 kilómetros con estaciones para prácticas deportivas.

Promesas todas, alejadas de la fama de anteriores proyectos frustrados como Eurovegas. El vicepresidente remarcó que el casino es menos del 15%. «Queremos una zona de ocio y entretenimiento para todas las edades», advirtió.

Sin embargo, los técnicos de la Comunidad de Madrid desaconsejaron activar en este caso, la figura de un Centro Integrado de Desarrollo (CID) para facilitar el desarrollo del proyecto, justo lo que solicitó Cordish, que remitió la documentación el 7 de diciembre de 2016, para conseguir ventajas administrativas.

La figura de un CID es un procedimiento absolutamente excepcional que sólo puede ser aprobado, incluyendo un Casino, una vez cada diez años. De haber sido aprobado por la Comunidad de Madrid, ésta le hubiera otorgado al promotor del macrocomplejo de ocio, Cordish, un régimen singular que presenta una serie de ventajas administrativas, urbanísticas y fiscales y de normativa en materia de juego.

Desarrollo económico, social y cultural

No obstante y pese a la variedad de la oferta anunciada, para que un proyecto sea considerado CID, éste debe tener un carácter multisectorial, es decir, integrar actividades de diferente tipo, como industriales, turísticas, de convenciones y congresos, de ocio, espectáculos, juego, deportivas, sanitarias, culturales o comerciales, así como otros usos accesorios o complementarios a los anteriores que presenten un impacto relevante, efectivo y duradero en el desarrollo económico, social y cultural de la Comunidad de Madrid.

El proyecto presentado por Cordish, según avanzó el Ejecutivo Regional, sólo cumpliría con esta condición si se desarrollaran todas sus fases. Sin embargo, la empresa norteamericana únicamente ha asegurado la construcción del área central del macrocomplejo. Es decir, si Cordish no pudiera acometer todas las fases del proyecto y únicamente levantara esta zona de ocio, no cumpliría con el carácter multidisciplinar necesario para que la Comunidad diera el visto bueno a otorgarle la condición de CID.