El Defensor del Pueblo pide a Interior verificar si las máquinas recreativas que expenden tiques cambiables por premios en un centro comercial pueden ser calificadas como máquinas de juego.

El Defensor del Pueblo de Navarra ha emitido una resolución recientemente dirigida a la consejera de Interior, Función Pública y Justicia, con respecto a una queja recibida sobre el posible acceso de menores a máquinas de juego en el centro comercial Itaroa donde se obtienen tickets que se cambian después por premios.

La queja, presentada por un ciudadano preocupado por el asunto, señalaba el acceso de menores a máquinas  que, según él, eran variantes de tragaperras y generaban preocupación por el riesgo de adicción al juego en los niños. Además, solicitaba una posible prohibición de acceso a menores.

Tras la solicitud de información al departamento de Interior, Función Pública y Justicia, este emitió un informe el 15 de febrero de 2024, indicando que las máquinas en cuestión estaban catalogadas como recreativas, excluyéndolas así de las limitaciones relacionadas con las máquinas de juego.

Sin embargo, la Institución dirigida por Patxi Vera, tras un análisis detallado de la legislación aplicable, concluyó que la naturaleza recreativa de las máquinas no excluía necesariamente su consideración como máquinas de juego, especialmente si proporcionaban premios ya sean directos o indirectos. Por todo ello concluía en la necesidad de que Interior investigara efectivamente si estas máquinas podrían ser consideradas máquinas de juego, prestando especial atención al mecanismo de obtención de premios, y que tomara las medidas correctoras correspondientes si fuera necesario.

La resolución destaca la importancia de abordar el problema de la ludopatía, especialmente en edades tempranas, y subraya la necesidad de precaución en el acceso de los menores al juego.

Ahora el departamento de Interior tiene un plazo máximo de dos meses para informar si acepta la resolución y, en caso afirmativo, para detallar las acciones adoptadas para su cumplimiento.

Fuente: pamplonaactual.com