actualizado: 15 Jun 2019

n Recibir el Boletín diario con las últimas noticias del sector

Las máquinas tragamonedas en Chile solo podrían funcionar al interior de los casinos de juego

Pese a la aprobación, durante el debate un grupo de senadores manifestaron que prefieren “la regulación por sobre la prohibición”. En la oportunidad, además, se adelantó la posibilidad de regular los juegos on line.

Por 30 votos a favor, 1 en contra y 1 atención, el Senado aprobó en general el proyecto de ley sobre máquinas de juego fuera del ámbito de la ley de casinos, que responde a sendas mociones refundidas y a la indicación sustitutiva del Ejecutivo (boletines: 10.811-06, 11.892-07, 12.028-06, 12.029-06, 12.030-06, 12.119-06, 12.179-06, 12.194-06 y 9.068-06, refundidos).

En la oportunidad se realizó una detallada radiografía del fenómeno de las máquinas llamadas de destreza, que según cifras son 700 mil a lo largo del país y según indicaron los legisladores, presentes –principalmente- en sectores más humildes, por lo que alarmaron por los focos de irregularidades en torno a este negocio.

Pese a que el proyecto contó con el respaldo de la mayoría del hemiciclo, un grupo de parlamentarios dejó constancia de que prefieren una norma que regule, en vez de prohibir las máquinas de destreza y el senador Rabindranath Quinteros solicitó que el texto legal sea revisada por la Comisión de Constitución Justicia y Reglamento, pues a su juicio tendría sesgos de inconstitucionalidad, lo que finalmente no prosperó.

En otro orden, los senadores adelantaron que en el análisis en particular se perfeccionarán varios aspectos como las penalidades y se abordarán temas como los juegos on line.

Durante el debate intervinieron los senadores Pedro Araya, Iván Moreira, José García Ruminot, Luz Ebensperger, Rabindranath Quinteros, Juan Pablo Letelier, Manuel José Ossandón, Ricardo Lagos Weber, Juan Castro, Carmen Gloria Aravena, Alejandro Navarro, Francisco Chahuán, Ximena Rincón y Rodrigo Galilea

CONTENIDO DEL PROYECTO

  • Define, en el contexto de la Ley de Casinos, lo que es una máquina de azar, entendiendo por ella todo sistema o toda máquina electrónica, electromecánica, eléctrica o que funcione con cualquier otro modo de operación, que permita recibir apuestas en dinero o avaluables en dinero, conceda al usuario un tiempo de uso o de juego y que, a través de un sistema aleatorio de generación de resultados o bien programado, otorgue eventualmente un premio.
  • Excluye de este concepto aquellas máquinas en que el premio entregado fuese una tarjeta, vale, ticket o un bien no canjeable ante el operador o un tercero por dinero, o consistiere en la posibilidad de jugar nuevamente.
  • Dispone que las máquinas de azar constituyen en sí, juegos de azar, por lo que se encuentran legalmente prohibidas, con la sola excepción de su funcionamiento en los casinos de juego amparados por el correspondiente permiso de operación, el que de ningún modo podrá extenderse a juegos de este tipo realizados “en línea”.
  • Regula la venta y destrucción de las máquinas de azar por parte de los operadores autorizados, exigiéndoseles llevar un registro que permita fiscalizar el destino de éstas, en la forma que lo disponga la Superintendencia de Casinos de Juego, estableciéndose que sólo podrán ser destruidas a través de gestores de residuos que cuenten con las autorizaciones correspondientes, ya sean sanitarias, ambientales, o las que sean pertinentes.
  • Sanciona con reclusión menor en sus grados medio a máximo y multa de 11 a 200 UTM., a quien, sin la debida autorización, desarrollare actividades que, en virtud de la ley, estuvieren reservadas a un operador de casinos de juego. Asimismo, se aplicará la multa de reclusión menor en su grado mínimo o multa a quienes participen como jugadores, en actividades cuya explotación esté sancionada.
  • Incorpora, en el listado de delitos que constituyen bases del ilícito de lavado de activos, la operación ilegal de actividades reservadas a los casinos de juegos.
  • Establece la normativa especial que regula expresamente el funcionamiento de máquinas fuera de los casinos de juego, reforzándose la prohibición de otorgar patentes municipales para la explotación de máquinas de azar por personas no autorizadas por la ley de casinos.
  • Exige a los contribuyentes que soliciten patente municipal para la explotación de una o más máquinas, que no sean de azar, presentar una declaración jurada en la que identifiquen el tipo de máquina que se pretende explotar, incluyendo su marca y modelo, su mecanismo de operación y el tipo de premio que esta otorga. Asimismo, deberán indicar si este premio será canjeable ante el operador o un tercero por otro tipo de bienes, y el tipo de bienes por los cuales, eventualmente, el premio puede ser canjeado.
  • Dispone que, existiendo dudas respecto de si una determinada máquina es de azar o no, el solicitante del permiso municipal deberá requerir previamente a la Superintendencia de Casinos, un informe que aclare el punto.
  • Obliga a las municipalidades a informar al Ministerio Público y a la Superintendencia de Casinos de Juego, cuando tomaren conocimiento de la explotación de máquinas de azar de una forma no autorizada por la ley.
  • Establece el procedimiento para acreditar, al momento de solicitar el permiso municipal de operación, que una máquina de juego no es de azar.
  • Dispone que dentro de los 180 días siguientes a la publicación de este proyecto como ley, las municipalidades deberán enviar a la Superintendencia de Casinos de Juego y al Ministerio Público, el listado de patentes relacionadas con la explotación de máquinas o sistemas electrónicos de juego que se hayan otorgado.

DEBATE

El senador Pedro Araya manifestó que el proyecto “avanza en regular un sector que hoy, producto de la desregulación, ha crecido de forma inorgánica, prosperando en ferias libres, almacenes, (…) y todos sabemos lo que ha producido”. El legislador valoró que se busque poner reglas claras “a una industria que fue creciendo al amparo de un vacío legal”.

“Siempre he sido he sido firme partidario de prohibir cualquier tipo de juego de azar”, sentenció el senador Iván Moreira, por lo que anunció su conformidad con el proyecto. “Las máquinas de juego terminan azotando a nuestras comunidades, especialmente a los sectores más vulnerables”, lamentó.

El senador José García Ruminot recordó que el año 2005 presentó un proyecto de ley, de similares características y “hace 14 años atrás estimábamos que eran 10 mil las que existían en el país y hoy el propio Subsecretario de Hacienda habla que serían 700 mil máquinas. Lo que estoy queriendo representar es que ésta es una legislación urgente. (…) En barrios sencillos, modestos, significan la ruina de muchas familias”.

Para la senadora Luz Ebensperger es importante tener claro que “los juegos de azar están permitidos solo en los casino de juego y el resto están prohibidos (…); sin embargo, esta normativa hace años ha sido expresamente vulnerada por resquicios legales”, en este contexto resaltó que se dé una señal clara con el proyecto.

REGULAR

Su postura a regular y no a prohibir enfatizó el senador Rabindranath Quinteros. “La Constitución asegura a todas las personas a desarrollar cualquier actividad económica que no sea contraria a la moral, al orden público o a la seguridad nacional. ¿Serán las máquinas contrarias a esto?” y aseguró que la propuesta, tal como está “viola la igualdad ante la ley (…) ¿por qué se debe perseguir al comerciante que tiene una máquina y a las grandes empresas que tienen juegos en línea no?”.

“En lo personal, me carga el juego”, reconoció al comenzar su argumentación el senador Juan Pablo Letelier, pero señaló que cree “en que cada adulto tiene la opción de optar”, por lo que se manifestó partidario a regular, lo que a su juicio no se condice con el nombre del proyecto, que prohibiría, según indicó. En otro orden preguntó enérgicamente, “¿desde cuándo la ludopatía tiene que ver con las clases sociales?”.

Haciendo eco de estas palabras, el senador Manuel José Ossandón, reconoció que “no es un tema de clases sociales, es de realidad concreta. No he encontrado en ningún barrio acomodado máquinas”. El legislador sentenció que “todos saben quiénes son, cómo se regulan, cómo se manejan con las quincenas, por lo que son un cáncer para la sociedad” y acusó que son verdaderas mafias e incluso “financian campañas políticas y me ofrecieron, pero lo denuncié públicamente”, advirtió.

“Voy a votar en función de las personas y siento que este proyecto es discriminatorio”, manifestó el senador Ricardo Lagos Weber, quien, en línea con la argumentación del senador Quinteros, se preguntó “¿por qué ciertas industrias se van a penalizar y otras no? ¿Lo correcto es prohibir o regular? Esta norma tiene paternalismo”. Para el parlamentario no hay dudas de que existen abusos, pero lo que a su juicio corresponde es regular.

PROHIBIR

Postura contraria declaró el senador Juan Castro. “No nos debemos engañar, alrededor de estos casino ilegales tenemos personas con malos hábitos, hay drogadicción, delincuencia, prostitución, están  fuera de la ley, no pagan impuestos. Debemos ser responsables, hemos sido elegidos para ordenar el país en base a la legislación”.

En tanto, la senadora Carmen Gloria Aravena aclaró que “nadie está prohibiendo el juego de azar, en Chile existe en la ley de casinos, eso está normado”,  pero explicó que un país en vías de desarrollo no puede tener una actividad comercial que no está regulada, “no es justo para muchos emprendedores”, por lo que convocó a “regular y fiscalizar”.

El senador Alejandro Navarro resonó que “en este Senado se hizo lobby para que este proyecto sea retirado” y en este marco fue enfático en su postura de eliminar estas máquinas de azar; además, señaló que “cuando escucho manifestaciones  que una simple vecina juega 200 pesos en un barrio, invito a que vayan a mi comuna y vean los traga billetes de 20 mil pesos, ¡el negocio creció! Aquí hay un delito, engañaron a los municipios”.

“Es un hecho público y notorio que desde hace varios años han proliferado la máquinas de azar que operan al margen de la ley (…), en donde también participan menores de edad”, hizo presente en senador Francisco Chahuán, quien lamentó que en torno a éstas se producen diversos hechos nocivos.  El legislador dejó constancia que, además, han levantado la voz con respecto a la ludopatía, “no nos vamos a dejar amedrentar”, subrayó.

Luego, la senadora Ximena Rincón manifestó su inquietud por la “falta de un entendimiento del fenómeno social de los juegos de azar. (…) Me preocupa que el Ejecutivo no haya aportado normas para un juego responsable”; además, lamentó la criminalización puesta en los jugadores, principalmente a los que sufren de ludopatía.

Por último, el senador Rodrigo Galilea expresó que “la experiencia de la humanidad nos demuestra que el tema del juego es sumamente complejo. Casi todos los países lo tienden a regular restrictivamente, porque no es una actividad tan inocua” y adelantó su voto a favor, “porque creo que hay que volver a la normalidad en este tema”.

Etiquetada bajo