Casino Bellagio
Casino Bellagio, de MGM International Resorts

MGM Resorts y Wynn Resorts invierten en energía renovable, pero para ello, han debido pagar altas sumas al rescindir el contrato con la compañía eléctrica de Nevada.


A medida que la Gran Recesión llegó a EEUU y al mismo tiempo reventó la burbuja del mercado de vivienda de Las Vegas, MGM Resorts exploró la posibilidad de construir un gran sistema de paneles solares en una de sus múltiples propiedades a lo largo del Strip, principal calle de la ciudad.

La empresa probó a colaborar con sietes socios diferentes en el proyecto, entre ellos NV Energy, la compañía estatal de electricidad. Pero NV Energy no pudo suministrar la adaptabilidad que la empresa de casinos quería, según explica Cindy Ortega, directora ejecutiva de sustentabilidad de MGM Resorts.

«No podían realizarlo flexiblemente», dice Ortega. MGM Resorts encontró a otro socio y después de cinco años de planificación y 18 meses de construcción inauguraron su conjunto en Mandalay Bay en 2013.

Las empresas de casinos están apostando por la energía renovable.

Tres años más tarde, la empresa de casinos —con diez propiedades en el Strip— de nuevo ha decidido que quiere más flexibilidad y control sobre su fuente de energía. MGM Resorts está separándose de NV Energy, pagando casi 87 millones de dólares como recargo de rescisión del contrato, para así poder de comprar su electricidad en otra parte. Wynn Resorts —la cual opera el Wynn y Encore— ha hecho lo mismo. Pagará aproximadamente 17 millones de dólares para dejar de usar NV Energy. Las empresas de casinos están apostando por la energía renovable y por comprar electricidad en el mercado abierto mediante una agencia que conecta a clientes con proveedores de energía.

Los cambios hechos por los casinos son una creciente preocupación para las empresas energéticas. Mientras que se les motiva a «volverse verdes», sus esfuerzos para ser más eficientes en cuanto a la energía las dejan con menos ingresos para mantener la red y eso puede conducir a incrementos en tarifas. Esto puede causar lo que observadores del mercado energético llaman el «espiral de la muerte».

Fuente: univision.com