actualizado: 29 May 2020

n Recibir el Boletín diario con las últimas noticias del sector

Los hosteleros denuncian que la Comunidad Valenciana «entra en la fase de hundir la hostelería»

Los propietarios de bares y restaurantes piden eliminar el artículo de la ley que obliga a activar las máquinas tragaperras con un mando a distancia y a identificar a los clientes que jueguen

Si no hay sorpresa de última hora, las Cortes Valencianas aprobarán el próximo lunes la ley del juego, una ley que de aprobarse con las enmiendas presentadas por los partidos del Botanic antes del estado de alarma, obligará a retirar todas las máquinas tragaperras instaladas en bares y restaurantes y sustituirlas por otras que se activen y desactiven a través de un mando a distancia.

Fidel Molina, líder de SOS Hostelería, ha señalado que la implantación de un control remoto de activación de las máquinas recreativas comportará la retirada de todas las máquinas de bares y restaurantes y su sustitución por otras que dispongan de este dispositivo”. El proceso de construcción de una nueva máquina y su homologación puede durar meses, “un tiempo en el que las máquinas no estarán funcionando, con el perjuicio económico que esto significará para muchos bares cuyos ingresos por estas máquinas contribuyen al mantenimiento del local. Además del tiempo en el que nuestros establecimientos estarán sin las máquinas, deberemos hacer frente a la compra de las nuevas máquinas, lo cual hace inviables nuestros negocios en las actuales circunstancias”, ha señalado Molina.

Los hosteleros consideran inviable hacer frente a estos gastos, teniendo en cuenta, además, que han tenido que pagar durante meses alquileres e impuestos mientras han tenido sus locales cerrados. “Si además tenemos que renunciar a los ingresos adicionales que nos llegan por las máquinas, lo único que vamos a poder hacer es cerrar definitivamente nuestros negocios”.

El líder de los hosteleros valencianos también ha mostrado su preocupación por el hecho de que los clientes que quieran jugar en estas máquinas tendrán que identificarse ante el camarero del local que, a su vez, deberá comprobar si está inscrito, o no, en el registro de personas que tienen prohibido su acceso a salones de juego, casinos y bingos. “La LOPD y el reglamento europeo de protección de datos es muy claro al respecto y no me parece que sea muy legal que todos los camareros de la Comunidad Valenciana puedan acceder libremente a este registro”, ha concluido.

 

Etiquetada bajo