Destinaron más de 295 millones a juegos de gestión privada y a los relacionados con Loterías y Apuestas del Estado y la ONCE.

Los habitantes de la Región de Murcia gastaron en 2022 más de 91 millones de euros en apuestas presenciales y en línea, lo que representa un 2,9% más que el año anterior, según el último informe sobre datos del mercado del juego publicado por el Ministerio de Consumo.

En concreto, de las cantidades jugadas el pasado ejercicio en esta comunidad autónoma, un total de 72,1 millones de euros correspondieron a apuestas de carácter presencial, y el resto –18,8 millones–, a las realizadas por canales electrónicos, informáticos o telemáticos –‘online’–.

Los 91,05 millones de euros gastados en apuestas el pasado ejercicio en la Región representan el doble que la cantidad destinada al mismo fin en 2015, cuando el dato fue de 49,2 millones. Esa cantidad ha ido en aumento hasta alcanzar su máxima cifra en 2019, año anterior a la pandemia, cuando la cantidad jugada ascendió a 96 millones.

En 2020, en plena crisis sanitaria por la expansión del coronavirus, las cantidades apostadas por los murcianos bajaron hasta los 60,5 millones para recuperarse en 2021 (88,4 millones).

Cabe destacar el descenso experimentado en las cantidades jugadas en las apuestas ‘online’, con un total de 18,7 millones de euros en 2022, lo que representa el 20,5% del total de apuestas.

CASI 300 MILLONES EN TOTAL

Entre Loterías y Apuestas del Estado, la ONCE y los juegos de gestión privada, los habitantes de la Región gastaron 295,5 millones de euros en 2022, casi 10 millones más que el año anterior, cuando la cifra ascendió a 285,6.

El juego que registró una mayor cantidad jugada fue el de Lotería Nacional (199,3 millones), seguida de la Lotería Primitiva y sus modalidades (92,9 millones). En la ONCE, por su parte, los murcianos gastaron 85,3 millones de euros, frente a los 79,9 del año anterior.

En lo que se refiere a la gestión privada, fueron 176,8 los millones de euros jugados en 2022, que fueron a parar en su mayoría a las apuestas presenciales y en línea (91,05 millones) y, a continuación, a casinos y bingos, con un gasto de 53,8 y 32 millones, respectivamente.

Fuente: msn.com