Las empresas operadoras de los locales de apuestas cargan contra la futura Lei do Xogo por «comprometer» su «viabilidad». La Asociación Gallega de Empresas Operadoras (AGEO) asegura que defiende «con datos rigurosos» que «en Galicia no existe un problema» con esta actividad y que en sus locales «no entran menores».

El presidente de AGEO, Serafín Portas, incide en que, «como industria«, deben dejar claro su «diferencia» con la modalidad online y el juego público como la ONCE o Loterías y Apuestas del Estado, que sí pueden «hacer publicidad«. «Y nosotros no, por lo que pedimos una regulación en la materia«, señala, antes de realizar un análisis en la cumbre del juego, que celebrará mañana en Santiago.

Este sector en Galicia «es una referencia en planificación y regulación, y las distancias entre locales atienden a la normativa autonómica«, que marca 150 metros mínimos de distancia con los centros educativos y 300 entre locales. «Somos una referencia a nivel europeo, y desde luego responsables, y tenemos tolerancia cero con el juego de menores y autoprohibidos«, añade.

La nueva Lei do Xogo obligará a los bares que cuentan con máquinas de apuestas –529– y máquinas tragaperras –1.221– a contar con un mando a distancia como el que se usa para activar las máquinas de tabaco, precisamente para limitar el acceso de los menores a estos dispositivos. Esto ha generado reacciones negativas, y en algunos bares de Ourense ya están recogiendo firmas para oponerse a esta cuestión –iniciativa promovida por AGEO.

Fuente: laregion.es